El riesgo de inflamación residual afecta a los resultados después de una intervención coronaria percutánea (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los pacientes que tienen niveles persistentemente altos de inflamación después de una intervención coronaria percutánea (ICP) tienen significativamente más probabilidades de morir por cualquier causa o de sufrir un infarto de miocardio en el plazo de un año, según un estudio con 7.026 pacientes publicado en el European Heart Journal.

El riesgo inflamatorio residual (RIR) se refiere al riesgo de problemas cardiacos y vasculares adicionales causados por la inflamación vascular en pacientes con cardiopatía coronaria conocida. Un marcador biológico -la proteína C reactiva de alta sensibilidad (hsCRP) - se utiliza como indicador del nivel de riesgo. Hasta ahora no se ha sabido qué proporción de pacientes tratados con ICP para ensanchar las arterias bloqueadas tienen un RIR alto y persistente, y qué efecto podría tener en los resultados de los pacientes.

En el primer estudio para investigar la prevalencia de RIR alto persistente después de la ICP, investigadores dirigidos por Roxana Mehran, del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos), observaron los datos de pacientes que habían recibido ICP en dicho centro entre 2009 y 2016. Incluyeron a todos los pacientes a los que se les tomaron dos mediciones de hsCRP en el momento de la ICP y luego al menos 4 semanas después.

Los pacientes fueron estratificados en cuatro grupos de acuerdo a su RIR: RIR alto fue definido como tener niveles de hsCRP de más de 2 mg por litro de sangre. Si ambas mediciones eran altas, entonces se consideraba que tenían un RIR alto persistente; los pacientes con una primera medición alta, pero luego una segunda medición baja, se consideraba que tenían un RIR atenuado; los que tenían una medición baja y luego alta tenían un RIR aumentado; y los que tenían ambas mediciones bajas tenían un RIR bajo persistente bajo.

De los 7,026 pacientes, 2,654 (38%) tenían RIR alto persistente, 719 (10%) habían aumentado el RIR, 1,088 (15%) habían atenuado el RIR, y 2,565 (37%) tenían RIR bajo persistente. Un año después de la ICP, la muerte por cualquier causa había ocurrido en el 2,6% de los pacientes con RIR alto persistente, el 1% de los pacientes con RIR aumentado, el 0,3% de los pacientes con RIR atenuado y el 0,7% de los pacientes con RIR bajo persistente. Los ataques cardíacos (infarto de miocardio) se produjeron en el 7,5%, 6,4%, 4,6% y 4,3% de los pacientes, respectivamente.

Después de ajustar varios factores que podrían afectar los resultados, como la edad, el sexo, el índice de masa corporal, la diabetes, la hipertensión y otras enfermdades, los investigadores encontraron que, en comparación con los pacientes con RIR bajo y persistente, los pacientes de RIR alto y persistente tenían más de tres veces más probabilidades de morir dentro de un año por cualquier causa y 1,6 veces más probabilidades de experimentar un infarto de miocardio.

Según Mehran, "nuestros resultados muestran que en los pacientes para los que se disponía de mediciones seriadas de hsCRP, más de un tercio de los pacientes con ICP tenían un alto riesgo inflamatorio residual persistente. Además, los cardiólogos claramente no están evaluando el estado inflamatorio residual en todos los pacientes después de una ICP. Esto debe ser considerado, ya que encontramos que está asociado con un mayor riesgo de morir por cualquier causa o de sufrir un ataque cardíaco en el plazo de un año después de la ICP. Además, es de interés porque están surgiendo estrategias de tratamiento dirigidas a reducir el riesgo inflamatorio residual".