El retículo intersticial puede ser la fuente celular de formación del tejido adiposo (Science)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores que trabajan con ratones y tejidos humanos han identificado varias clases de células progenitoras de adipocitos, que dan lugar al tejido adiposo, algunas de las cuales residen en un nicho anatómico recientemente descubierto. Los resultados pueden ayudar al desarrollo de enfoques dirigidos para prevenir enfermedades metabólicas.

El tejido adiposo blanco desempeña un papel clave en la salud metabólica al almacenar el exceso de calorías, al tiempo que evita la acumulación perjudicial de lípidos en otros tejidos y órganos. Investigaciones anteriores han demostrado que el tejido adiposo blanco se puede expandir de dos maneras: los adipocitos pueden incrementar en número o las células individuales pueden aumentar en tamaño.

Esto último, lo que se conoce como hipertrofia de los adipocitos, causa fibrosis e inflamación y puede promover enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2. Por lo tanto, la salud metabólica se basa en la capacidad de las células progenitoras del tejido adiposo (APC) para convertirse en células grasas de pleno derecho; pero no se entienden por completo los mecanismos celulares subyacentes a la formación de adipocitos, y las APC de las que se derivan.

David Merrick y colegas de la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) utilizaron la secuenciación de ARN de una sola célula para identificar y perfilar células progenitoras del tejido adiposo blanco en rápido desarrollo de ratones de 12 días de edad. Los autores identificaron tres clases de APC. Experimentos adicionales revelaron que dos clases generales de APC análogas a las encontradas en roedores están presentes en el tejido adiposo subcutáneo en humanos.

Los resultados sugieren un paradigma general para la adipogénesis en ratones y humanos, comentan los autores. Curiosamente, en roedores, se encontró en el retículo intersticial una de las células progenitoras identificadas, marcadas por una proteína llamada DPP4. Este nicho anatómico recientemente reconocido es una red llena de líquido de colágeno y fibras de elastina que rodea a muchos órganos.

"Dado que el retículo intersticial existe en múltiples tejidos humanos, una posibilidad intrigante es que el retículo intersticial representa un nuevo nicho de células madre para el tejido graso y más allá", escriben You-Ying Chau y William Cawthron en un artículo relacionado. También discuten cómo se compara el trabajo con los esfuerzos recientes para comprender las células progenitoras del tejido adiposo.