El radón se relaciona con un aumento del riesgo de cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado (Environ Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Laboratorio de Radón de Galicia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), han publicado un estudio en el que se observa que la exposición al radón residencial aumenta el riesgo de cáncer pulmonar en personas que nunca fuman.

Según informa la universidad, para este estudio, liderado por Alberto Ruaño Raviña, publicado en Environment Research, se analizaron 523 casos y 892 controles de personas no fumadoras procedentes de diez hospitales de Galicia, Asturias, Castilla y León y Madrid.

Los resultados ponen de manifiesto que el radón puede producir cáncer pulmonar a partir de los 200 becquerelios por metro cúbico, concentración que está, sin embargo, por debajo de la directiva europea sobre radiaciones ionizantes, la cual establece la referencia en los 300 becquerelios por metro cúbico.

Así, para Ruano, "estos resultados indican que debería reconsiderarse la reducción del límite de referencia" marcado por la Unión Europea y "alinearse con los 200 becquerelios por metro cúbico de Irlanda, Reino Unido o Canadá", mientras que Estados Unidos -asegura- mantiene el nivel máximo en los 150 becquerelios por metro cúbico.

El cáncer de pulmón en no fumadores representa, aproximadamente y según la USC, entre el 15 y el 25% de los casos de la enfermedad, mientras que su epidemología está poco desarrollada. Así, el estudio indica que existe una relación directa entre la concentración de radón y el riesgo de este cáncer, si bien Ruano aclara que es "una relación probabilística".

"De igual modo que no todos los fumadores desarrollan cáncer de pulmón y no todas las personas con radón elevado en su casa lo tendrán", puntualiza, advirtiendo además que el tabaco aumenta en mayor medida el riesgo a padecer la enfermedad. Por ello, su primera recomendación para alguien con nivel alto de este elemento en su domicilio es que no fume, ya que el riesgo se multiplica.