El primer sistema de realidad aumentada para preparación quirúrgica que aprueba la FDA.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Se podría definir la realidad aumentada como una versión mejorada de lo que percibimos visualmente, donde la visión directa de un entorno físico real se complementa con imágenes superpuestas, generadas artificialmente, y que aparecen conjugadas en toda perspectiva. Por tanto, en una pantalla juntamos lo que una cámara capta y lo que un programa informático genera. Supone la posibilidad de añadir capas de información visual de todo tipo a cualquier perspectiva que miremos. La diferencia con la realidad virtual es que en ésta la generación del entorno visual es muy mayoritariamente artificial, aunque sea posible interactuar con ella como si estuviéramos inmersos.

Hace tiempo que se planteó el uso de la realidad aumentada con fines médicos. Como en muchas otras áreas, esto ya no depende de otra cosa que de la creatividad de los desarrolladores, habida cuenta que la tecnología en sí ha dejado de ser una limitación. Hay que tener en cuenta que el sistema de proceso de imágenes que hoy tiene un teléfono móvil es muy superior al que tenía un ordenador puntero de hace pocos años, y lo mismo se puede decir de las pantallas en las que visualizar las escenas. Además, existen incluso sistemas especiales, a modo de gafas inmersivas conectadas, que permiten una percepción interactiva muy cercana a la real. Sólo hace falta proponerse utilidades, elaborar correctamente la solución y que ésta se corresponda con una necesidad clínica real.

  

 

La FDA norteamericana acaba de otorgar recientemente la aprobación de categoría 510-k al primer sistema de realidad aumentada, denominado OpenSight, creado para uso médico con la tecnología Microsoft HoloLens. Es, en efecto, el primero de su clase que recibe esta autorización, y lo hace para un uso autorizado en la planificación quirúrgica preoperatoria.

La tecnología aprobada permite proyectar imágenes interactivas en dos y tres dimensiones superpuestas en el cuerpo del paciente. Esto facilita al cirujano hacerse una idea muy detallada de las las estructuras anatómicas internas, y elaborar mejor el abordaje quirúrgico. No es una tecnología de uso pereoperatorio, sino en la fase de preparación. Tampoco está aprobada para uso en técnicas de cirugía estereotáctica.

OpenSight utiliza específicamente los sistemas de visión de Microsoft HoloLens. Este es un sistema integrado de visualización, de un precio superior a los 5.000€, que se pueden definir como el primer ordenador holográfico autónomo del mundo que ejecuta Windows 10. A diferencia de las demás gafas que existen en el mercado, HoloLens es un dispositivo autónomo. No necesita cables de ningún tipo ni conectarse a ningún sistema externo, como sería el caso de las PlayStation VR, las Oculus o las Gear VR. Así, todo lo que necesita en materia de alimentación, procesamiento y almacenamiento para funcionar lo tiene integrado. A priori, esto facilita su uso en las salas de preoperatorio o quirófanos, porque ahorra tener que introducir otro tipo de equipamientos y cables.

Esta aplicación de realidad aumentada recién aprobada está creada para permitir la visualización simultánea de las imágenes del paciente junto con una proyección complementaria de sus órganos internos. La empresa que lo ha desarrollado afirma que esta técnica puede disminuir los tiempos operativos y mejorar la planificación quirúrgica y la comprensión de las relaciones anatómicas.  

"Ésta es una tecnología transformadora que unirá la imagen preoperatoria con la realidad aumentada para mejorar la precisión, la velocidad y la seguridad de los procedimientos médicos", dijo Wendell Gibby, MD, CEO de Novarad y co-creador de OpenSight. "Esta visualización interna ahora se puede lograr sin que el cirujano haga una incisión, mejorando los resultados en un mundo de medicina más precisa".

La tecnología también permite una experiencia multiusuario, ya que se pueden usar múltiples sistemas HoloLens simultáneamente con un mismo paciente. Adicionalmente se ha creado una versión educativa que permitiría a los estudiantes de medicina la realización de disecciones virtuales en cadáveres.

La empresa que ha creado esta solución no es, ni mucho menos, una recién llegada al campo de la imagen médica ni una joven start-up. Novarad dispone de cerca de treinta años de trabajo previo, dedicado facilitando soluciones especializadas de imagen médica. En su portfolio figuran también aplicaciones para la mejora del flujo de trabajo relacionado con este tipo de tecnologías.

La importancia de la autorización por la FDA es grande, en la medida en que avala que los modelos de imágenes utilizados son precisos y que el sistema de interacción con la imagen real suficientemente fiable. Ahora queda por comprobarse la utilidad y beneficios que del sistema puede obtenerse.