El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica valora el impacto de la COVID-19

  • Dr. Javier Cotelo

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

MADRID, ESP. El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica y la coordinadora científica del Congreso SEOM2020 analizan los logros y las líneas de futuro de la oncología. Las primeras estimaciones apuntan que la COVID-19 redujo entre 25% y 40% las primeras consultas en oncología. La medicina de precisión, que viene de la mano de la biología molecular, es una realidad en algunos tumores.

Los comités de tumores multidisciplinarios han supuesto gran avance en general, y particularmente en mama. Por otro lado, la inmunoterapia se consolida como pilar terapéutico fundamental en muchas neoplasias metastásicas. Además, la Sociedad Española de Oncología Médica anticipa la elaboración de un documento sobre los biomarcadores que considera imprescindibles, que próximamente será presentado al Ministerio de Sanidad.

Asimismo, el organismo acaba de celebrar su Congreso SEOM2020, en esta ocasión de manera virtual, que concluyó el pasado 23 de octubre. Con el lema Nueva década, nuevos avances, la sociedad científica ha querido destacar los logros conseguidos y plantear los retos que abordará la oncología la próxima década.

Por otro lado, este congreso virtual ha facilitado que muchos oncólogos de Iberoamérica puedan conectarse fácilmente, ya que año tras año se ha visto su interés en lo que se presenta en este congreso español.

El evento que es referencia de la oncología española ha contado con 272 ponentes (129 mujeres y 143 hombres), 35 sesiones científicas con diferentes formatos, donde se han abordado las novedades más relevantes en el manejo de los distintos tipos de tumores, el soporte de los cuidados continuos y paliativos, así como los principales avances moleculares, con la incorporación de nuevos biomarcadores, los tratamientos objetivo específicos, y la inmunoterapia disponible en este momento.

El Dr. Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de Sociedad Española de Oncología Médica, concedió a Medscape en español una entrevista donde aborda los temas más destacados de la especialidad, situación actual y los objetivos de la sociedad científica que preside.

Impacto de la COVID-19 en el paciente oncológico

Como no podía ser de otra forma, ya que la actualidad manda, hecho que quedó reflejado en el congreso con un debate sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en oncología, esta inspira nuestras primeras preguntas.

¿En qué medida ha perjudicado la COVID-19 al paciente oncológico en cuanto a nuevos diagnósticos y revisiones?

Aunque todavía no tenemos cifras exactas, desde los servicios de oncología médica se estima reducción del número de primeras consultas entre 25% y 40%, dependiendo de la patología. Esto significa que los circuitos de diagnóstico oncológico, así como procedimientos diagnóstico-terapéuticos, como puede ser una cirugía oncológica, se han visto reducidos para poder destinar recursos a la atención COVID-19.

El colapso de la atención primaria por la COVID-19 (unido a su delicada situación basal) y de otras especialidades implicadas en el inicio del proceso diagnóstico donde los pacientes consultan por posibles síntomas también tendrá impacto sobre lo anteriormente mencionado.

A nivel de las consultas de oncología médica, en general, se ha seguido funcionando incluso en los momentos de mayor colapso y continúan pautándose los tratamientos que se consideraban necesarios o adaptados al contexto.

En cuanto a las revisiones, desde el momento en el que la situación epidemiológica lo ha permitido, se ha hecho un esfuerzo por recuperar pruebas complementarias retrasadas y poder reanudar el seguimiento para que el impacto fuera el menor posible. Hemos optado por consultas telefónicas en las situaciones razonables para hacerlas, con el fin de disminuir la presencialidad y la exposición de los pacientes.

Alejamiento hospitalario y teleconsulta

¿Qué ha sido lo más positivo, si es que ha habido algo, durante la pandemia para el manejo de sus pacientes?

Es cierto que encontrar algo positivo en esta pandemia es complicado. Probablemente un aspecto positivo es que, en la obligación de evitar al paciente tiempos de espera, se han creado circuitos de funcionamiento dentro de los hospitales para el sistema de citación o el envío de medicación oral domiciliaria, que han favorecido al paciente con cáncer que por su condición pasa tantas horas en los hospitales.

Por otro lado, la teleconsulta también se ha iniciado en el contexto de esta pandemia.

Sin embargo, no como estrategia a largo plazo ni constante. Probablemente sea una herramienta para aquellos pacientes en situación muy estable en los que se pueda alternar la visita presencial y telefónica, o para quienes solo requieren un resultado puntual tras una visita presencial.

Es cierto que la información que aporta al médico y al paciente una visita presencial no puede ser sustituida por una visita telefónica.

Estas estrategias reducen los tiempos de espera hospitalarios y mejoran la conciliación de los familiares, amigos o acompañantes de los pacientes.

También ha sido positivo constatar lo mejor de la calidad humana y profesional de los equipos médicos y de la sociedad ante una prueba de esfuerzo de ese calibre.

La biología molecular guía la medicina de precisión

¿Es la medicina de precisión una realidad en oncología? ¿Por dónde se consolidará?

Desgraciadamente no podemos hacer tal afirmación. Es cierto que se está ahondando en el conocimiento de la biología molecular de los tumores y de las alteraciones genéticas que conducen al crecimiento tumoral. De hecho, ya existen fármacos aprobados dirigidos frente a alteraciones genéticas concretas. Sin embargo, ni todos los pacientes con estas alteraciones genéticas responden al tratamiento ni esta respuesta es definitiva, ya que con frecuencia existen otras aberraciones genéticas que pueden producir resistencias a estos tratamientos.

De forma progresiva, ese mejor conocimiento molecular irá permitiendo la identificación de potenciales tratamientos que puedan actuar bloqueando las principales vías moleculares que ponen en marcha los mecanismos de crecimiento y sobrevida de la célula tumoral.

En todo caso, ya es una realidad en algunos tumores y se acompaña de resultados remarcables en la sobrevida de los pacientes. Es un cambio cultural necesario del Sistema Nacional de Salud, que se abre camino en algunas patologías, pero que impregnará nuestra manera de diagnosticar y de tratar el cáncer.

Comités de tumores y otros avances en cáncer de mama

Respecto al cáncer de mama, y como experto en esta área, ¿cuáles son y serán los logros y retos más importantes de los últimos y próximos años?

En mi opinión, el mayor logro es el hecho de conseguir que la mayor parte los casos de cáncer de mama en España se maneje de forma multidisciplinaria en los comités de tumores de mama.

Es difícil seleccionar los logros terapéuticos más relevantes en cáncer de mama en los últimos años, ya que por suerte los avances han sido notables. Cabe destacar el desarrollo de las plataformas genómicas que permiten identificar a las pacientes con cáncer de mama inicial hormonodependiente que se benefician de la quimioterapia posquirúrgica frente a aquellas en las que no se espera ningún beneficio, evitando así tratamientos tóxicos innecesarios en estas últimas.

En la enfermedad avanzada el desarrollo de nuevos fármacos (los inhibidores de cinasas de ciclinas) que se administran junto con la hormonoterapia ha permitido retrasar la quimioterapia en el subtipo más frecuente de cáncer de mama, con el consiguiente beneficio en la calidad de vida, y sobre todo, aumentando la sobrevida global de estas pacientes.

En la enfermedad HER2-positiva también se han producido importantes avances en su tratamiento, con la mejora de su tratamiento en pacientes con enfermedad localizada, aumentado las curaciones, y por otro lado, desarrollo de múltiples fármacos nuevos efectivos en la enfermedad avanzada, gracias a la estrategia de la medicina personalizada.

Respecto a los retos, queda todavía mucho por hacer en cáncer de mama. En primer lugar, precisamos avances significativos en el cáncer de mama triple negativo, un subgrupo minoritario de cáncer de mama en el que a pesar de los avances, la sobrevida sigue siendo muy mejorable. También hay muchísimo que mejorar en los programas de cribado y en la comprensión de los factores de riesgo.

La multidisciplinariedad es básica en todos los tumores

Algunos tumores como los hematológicos (melanoma o próstata) parecen estar alejados del oncólogo médico en nuestro país y son manejados por otros especialistas, ¿en qué medida participan los oncólogos?

Dentro del abordaje de una patología oncológica (especialmente el inicial) intervienen diferentes especialistas. Cuanto más estrecha sea esta relación mejor será el tratamiento ofrecido al paciente. Existen diferentes estadios tumorales en los que, en función del tipo de tratamiento que sea requerido (cirugía, radioterapia, tratamiento sistémico o combinación de varios), uno o varios especialistas pueden ser el centro de la atención del paciente.

En todo caso, multidisciplinario significa que cada especialista aporta lo que mejor hace para el paciente, no que todos los especialistas puedan hacer o hagan lo mismo. La suma de pericia, sabiduría, conocimiento y experiencia de cada especialidad es determinante, de forma sinérgica para el mejor resultado final posible. Esa es la clave del concepto multidisciplinario.

Para el paciente con melanoma o cáncer de próstata, como todos los pacientes con cáncer, es importante que su caso pueda ser valorado en el seno de un equipo multidisciplinario en el que siempre se encuentra el oncólogo médico.

Por otro lado, en el caso particular de los tumores hematológicos, en la mayoría de centros son los hematólogos quienes se dedican, dentro de la oncohematología, al tratamiento de estos pacientes. En algunos centros con tradición histórica en ello, la atención es referida a servicios de oncología médica. Hay otros donde dicha atención se distribuye en tres los dos servicios, articulados en un comité de linfomas, como es el caso de mi hospital, por ejemplo.

Los continuos avances acercan a la subespecialización

¿Cómo imagina que será o debería ser el especialista en oncología médica dentro de 20 años?

Los avances en oncología están incrementando de forma exponencial su complejidad. Por ello, ya existe la subespecialización dentro de la oncología, para permitir que los oncólogos puedan estar actualizados dentro de su campo ante las incesantes novedades que se publican. Nuevas habilidades y aptitudes en la formación van a ser necesarias para la medicina que viene, también para la oncología.

Pero más allá de eso, seguiremos siendo médicos, mezcla de humanistas y científicos, ejerciendo un oficio que es un arte, que se basa en ciencia y en tecnología, que requiere cada vez más habilidades nuevas en lo científico-técnico, pero también más en el campo de la comunicación, la relación humana, el trabajo en equipo y el trabajo con nuevas disciplinas hasta ahora ajenas a la medicina.

Sociedad Española de Oncología Médica: nuevos grupos de trabajo, herramientas, becas, ética y transparencia

En cuanto a la Sociedad Española de Oncología Médica y como presidente, ¿qué logros destacaría durante su mandato y qué retos se ha marcado para los próximos meses?

De logros hablaremos en un año.

Entre nuestros retos en marcha seguimos queremos seguir y mejorar el trayecto marcado por la determinación de la Sociedad Española de Oncología Médica en mejorar a la profesión y a los pacientes. Allá van algunos en marcha: promover y mejorar nuestra relación con otras sociedades, fundaciones y asociaciones implicadas en el cáncer, así como con los pacientes, para mejorar el proceso asistencial y la calidad del mismo.

Hemos incorporado 4 nuevas secciones y grupos de trabajo a la sociedad, más trabajo con otras especialidades, más actividades de formación de calidad para los oncólogos en general y para médicos residentes en particular, también con nuevas herramientas no presenciales con criterios de rigor e independencia en las actividades desarrolladas, programa de becas y ayudas de la Sociedad Española de Oncología Médica con más becas y más fondos, código ético y de transparencia.

La potenciación y mejora de servicios al socio y a la población en general de nuestra web, creación de un asistente virtual, interacción y colaboración con las administraciones para promover el acceso en equidad a la mejor atención en cáncer, participar y activar la incorporación de la innovación relevante con garantías para la sostenibilidad. La incorporación de biomarcadores a la cartera de servicios, potenciación de estrategias para la medición de resultados, la evaluación de datos de la vida real, estrategias de Big Data en oncología, reactivación de la estrategia y plan del cáncer, estrategia de oncología personalizada y de precisión, interacción y trabajo con asociaciones de pacientes, promoción de hábitos saludables. Y solo son unos cuantos, pero todos en marcha, algunos ya logrados.

La inmunoterapia es importante en muchos tumores metastásicos

Por otro lado, la Dra. Margarita Majem, coordinadora científica de SEOM2020, ha contestado de forma precisa algunas preguntas para Medscape en español sobre los aspectos más destacados y de mayor actualidad que fueron tratados en profundidad durante el congreso.

¿En qué estado se encuentra la inmunoterapia en el momento actual? Y en qué tumores está más consolidada?

La inmunoterapia es ya uno de los pilares del tratamiento de muchos tumores en estadio metastásico (pulmón, renal, melanoma) y también en adyuvancia o consolidación en melanoma y cáncer de pulmón.

¿Qué opinión le merecen las plataformas genómicas de las que disponen hoy los oncólogos?

Las plataformas genómicas son un avance muy importante para el diagnóstico y la medicina de precisión, sin embargo, todavía no están al alcance de la mayoría de pacientes.

Posicionamiento sobre biomarcadores imprescindibles

Respecto a los biomarcadores, ¿cuáles son los más específicos? y qué dificultades existen para su empleo en la clínica diaria?

Existen diferentes biomarcadores para cada tipo de tumor. Los más utilizados son tasa de filtración glomerular estimada y ALK para cáncer de pulmón, HER2 para cáncer de mama, K-RAS, N-RAS, B-RAF en cáncer de colon y B-RAF en melanoma. Recientemente la determinación de ligando-1 de muerte celular programada (PD-L1) se ha instaurado como biomarcador para el tratamiento con inmunoterapia.

En Sociedad Española de Oncología Médica hemos elaborado un documento de posicionamiento indicando los biomarcadores que consideramos imprescindibles y que deben estar incluidos en el Sistema Nacional de Salud y próximamente lo presentaremos al Ministerio de Sanidad.

¿Cree posible en los próximos años prevenir totalmente la incidencia de alguno de los tumores más prevalentes (colorrectal, mama, broncopulmonar)?

Es fundamental fomentar hábitos de vida saludable y campañas agresivas contra el tabaco para intentar reducir al máximo la incidencia de los tumores relacionados con el consumo de tabaco y/o alcohol.

Respecto a esos tumores más prevalentes ¿han observado algún cambio significativo de tendencia en los últimos años en cuanto a sexo, edad, etcétera?

En cáncer de pulmón observamos incremento importante en la incidencia en mujeres, mientras que en hombres se ha estabilizado o incluso reducido.

¿Qué otros cribados no incluidos por nuestro Sistema Nacional de Salud cree que sería necesario implementar para prevenir tumores?

En el estudio NELSON, el cribado de cáncer de pulmón ha demostrado aumento de diagnósticos de cáncer de pulmón en estadios más precoces, lo que permitiría aumentar la frecuencia de abordajes curativos.[1]La Sociedad Española de Oncología Médica junto con otras sociedades científicas está trabajando en esta línea.

En cuanto a otros tumores menos prevalentes, como los sarcomas, renales, sistema nervioso central, o en los más agresivos como el de páncreas, ¿qué avances o novedades pueden ofrecer en este momento a sus pacientes?

En tumores como los sarcomas, de páncreas o tumores cerebrales, hay muy pocos avances, por lo que es preciso potenciar la investigación en tumores menos prevalentes para poder mejorar la sobrevida.

Este artículo fue originalmente publicado en Medscape en español, parte de la Red Profesional de Medscape.

Siga al Dr. Javier Cotelo de Medscape en español en Twitter @Drjavico.