El potencial de las estatinas para tratar la esclerosis múltiple no está relacionado con la reducción del colesterol (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La estatina más prescrita, la simvastatina, puede ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP) por razones que podrían no estar relacionadas con los efectos deseados de reducción del colesterol, según un estudio del Instituto de Neurología del University College London (Reino Unido).

Aunque esta investigación no puede proporcionar una respuesta final sobre cuál es exactamente la razón del éxito de las estatinas en la EMSP, "dirige a los futuros investigadores hacia ciertas vías", ha señalado el autor principal, Arman Eshaghi, quien cree que esto allana el camino para encontrar mejores dianas terapéuticas para una enfermedad incurable como es la esclerosis múltiple.

Los investigadores utilizaron los datos del ensayo de fase 2 MS-STAT, liderado por el UCL, en el que 140 personas con EMSP tomaron una dosis alta de simvastatina (80 mg al día) o un placebo durante dos años. Los participantes tenían entre 18 y 65 años de edad y tenían puntuaciones de la Escala de estado de discapacidad expandida (EDSS) de entre 4 y 6.5.

A lo largo del ensayo, el volumen cerebral se evaluó mediante escáneres cerebrales de resonancia magnética, se evaluaron los niveles de discapacidad utilizando la EDSS y se midieron los niveles séricos de colesterol, y los participantes completaron varios cuestionarios que examinaron el impacto de la esclerosis múltiple en sus vidas diarias.

En el grupo que tomó simvastatina, la pérdida de volumen cerebral fue un 43% menos en comparación con los que tomaron placebo. También se encontraron efectos más pequeños pero aún significativos en dos de las medidas de discapacidad, hubo un cambio más lento en la EDSS y mejores puntuaciones en un cuestionario que mide el impacto de la esclerosis mútliple en la vida diaria.

Si bien este estudio mostró que la simvastatina tuvo un efecto positivo en el retraso de la discapacidad y en la disminución de la atrofia cerebral de las personas con EMSP, no deja claro cuál era la causa de ese beneficio.

En este estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores volvieron a analizar los datos del ensayo MS-STAT y modelaron asociaciones causales hipotéticas mediante las cuales la simvastatina produce cambios en la atrofia cerebral, medidas de resultado clínicas y cognitivas, directa o indirectamente. A través de cambios en el nivel de colesterol periférico de un paciente.

El estudio probó la hipótesis de que la reducción en los niveles de colesterol fue la causa del impacto positivo que tuvo la simvastatina en la atrofia cerebral y en la discapacidad, en contra de la hipótesis alternativa de que los efectos de la simvastatina fueron independientes del nivel de colesterol periférico.

Se desarrollaron dos modelos computacionales. El primero fue un modelo mediado por el colesterol, en el que los cambios en el colesterol provocan los efectos de la simvastatina en las medidas clínicas (tanto físicas como cognitivas) y la atrofia cerebral. El segundo fue un modelo independiente del colesterol, en el que la simvastatina tiene un efecto directo en las medidas de resultado clínicas y de resonancia magnética, independientemente de su efecto sobre los niveles de colesterol en suero.

Los investigadores probaron ambos modelos utilizando análisis estadísticos diseñados para responder a preguntas causales, por ejemplo, ¿la razón por la que la simvastatina ayuda a reducir la contracción cerebral es la misma razón por la que reduce el colesterol en la sangre?

Los resultados mostraron que el efecto de la simvastatina en los resultados clínicos y la atrofia cerebral fueron en gran medida independientes del colesterol.

"Las estatinas ocurren naturalmente, producidas por algunos hongos, lo que significa que a diferencia de la mayoría de los medicamentos que están diseñados para objetivos específicos, tienen (aún después de dos décadas de uso en enfermedades cardíacas) varios efectos desconocidos, y es por eso que este estudio es tan importante", señala Eshaghi.