El nuevo coronavirus podría haberse transmitido por el comercio ilegal de animales salvajes


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El nuevo tipo de coronavirus que ha matado a 17 personas e infectado a cerca de 500 personas puede haberse transmitido a causa del comercio ilegal de animales salvajes, según han apuntado científicos en China, a medida que varios países aumentaban los controles sanitarios en las fronteras para protegerse de la enfermedad. Se han identificado ya 570 pacientes portadores del virus confirmados en todo el país y se sospecha de casi 400 más.

Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China y miembro de la Academia China de Ciencias, ha explicado a los periodistas que se cree que el virus se originó en un mercado de Wuhan, en el centro de China, desde donde mutó y se hizo transmisible de persona a persona. "Por lo que sabemos, la fuente fueron los animales salvajes que se venden en el mercado de mariscos -ha precisado Gao-. El virus de este animal salvaje está mutando gradualmente".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó ayer miércoles en Ginebra una reunión, tras la que anunció su decisión de no declarar la emergencia de salud pública internacional, aunque se reunirá nuevamente hoy para abordar la situación..

El virus también se ha propagado en la región de Asia Oriental, y Estados Unidos informó el martes sobre su primer paciente portador de la enfermedad: un ciudadano estadounidense que había visitado Wuhan. Macao confirmó su primer caso, sumándose a las infecciones detectadas en Taiwán, Filipinas, Tailandia, Japón y Corea del Sur.

El coronavirus pertenece a la misma familia de virus que causó el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que mató a 800 personas en todo el mundo en una pandemia de 2002-03 y que también comenzó en China.

Se cree que el coronavirus del SARS fue transmitido por la civeta, un tipo de animal salvaje que se considera un manjar en algunas partes de China, si bien las autoridades no han precisado de qué animal sospechan que procede el nuevo virus.

Los temores sobre la propagación de la enfermedad son cada vez mayores, ya que millones de personas están viajando a sus ciudades natales esta semana para celebrar el Año Nuevo Lunar.