El Ministerio de Sanidad recomienda vacunar del rotavirus a los bebés prematuros cuando no haya riesgo de contraindicación


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ‘Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones’ ha dejado como principal conclusión la recomendación por parte del Ministerio de Sanidad de vacunar del rotavirus a los bebés prematuros cuando no haya riesgo de contraindicación.

Esta recomendación parte de la base de que la respuesta inmune de estos bebés prematuros puede ser inferior a la de nacidos a término, sobre todo en aquellos con una edad gestacional menor de 28 semanas o peso inferior a 1.500 gramos, probablemente debido a una respuesta de linfocitos Th1 reducida y un desequilibrio Th1/Th24. Sin embargo, según ha informado el Ministerio de Sanidad, en general se alcanzan concentraciones protectoras de anticuerpos a todos los antígenos vacunales al completar la primovacunación.

Es por ello que, la pauta que marca el Ministerio es extender la vacunación extiende a los bebés nacidos entre la semana 25-27 y la 32 de gestación, siempre y cuando estén clínicamente estables.

Actualmente existen dos preparados de vacuna de rotavirus disponibles en España, ambas de virus vivos atenuados para administración por vía oral: la vacuna pentavalente reasortante humana-bovina (‘RotaTeq’, de MSD) y la vacuna monovalente de origen humano (‘Rotarix’, de GlaxoSmithKline).

Evidencias demostradas

Respecto a las pautas que manejan desde el Ministerio de Sanidad para este grupo de población, la vacuna habría de administrarse a partir de la sexta semana de vida según la edad cronológica y siguiendo las pautas autorizadas para cada vacuna. Asimismo, y dada la “excepcionalidad” de la enfermedad grave o muy grave en España, no se recomienda, con carácter general, la vacunación frente a rotavirus en prematuros cuyas madres recibieron medicamentos inmunosupresores durante el embarazo.

Por otra parte, el documento aconseja iniciar la vacunación a los 2 meses de edad, independientemente de la edad gestacional o del peso, si bien reconoce los retrasos en la vacunación que se producen en muchos casos en los niños prematuros, especialmente en los primeros seis meses de vida, por el “temor o desconocimiento” sobre la seguridad de las vacunas en esta población.

Precisamente debido a esta cuestión, y teniendo en cuenta la preocupación que suscita la vacunación en el manejo de prematuros por parte del personal sanitario, en el documento elaborado por Sanidad se hace un repaso de las evidencias existentes sobre las vacunas en esta población, especialmente las que previenen la gripe, tosferina, hepatitis B, meningococo, neumococo y rotavirus.

Cabe recordar que la mayor morbimortalidad en los bebés prematuros se observa en aquellos que han nacido entre la semana 28 y 32 de gestación y, especialmente, aquellos con menos de 28 semanas. Esta población tiene una especial vulnerabilidad ante las infecciones como, por ejemplo, la tosferina, gripe y enfermedad neumocócica invasiva, riesgo que puede mantenerse durante los primeros años de vida.