El microbioma intestinal protege frente a la toxicidad aguda del arsénico (Nat Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una investigación realizada en la Universidad Estatal de Montana (Estados Unidos) muestra que los microbios del intestino humano desempeñan un papel importante en la protección frente a la toxicidad del arsénico, un problema que afecta a unos 200 millones de personas expuestas al arsénico a través de agua potable contaminada.

Durante los últimos cinco años, Michael Coryell y Timothy McDermott han investigado cómo el microbioma intestinal humano afecta al arsénico después de haber sido ingerido.

Con el arsénico a la cabeza de la lista de los productos químicos más tóxicos de los últimos 20 años de la Agencia Federal para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, la investigación es particularmente importante porque incluso los niveles crónicos bajos pueden conducir a cáncer o a enfermedades cardiovasculares.

Coryell espera que su trabajo contribuya al desarrollo de terapias probióticas y centradas en los microbios que puedan mitigar el riesgo de toxicidad del arsénico.

"Uno de los próximos grandes desafíos para los investigadores de microbiomas será traducir los hallazgos de laboratorio como este en soluciones del mundo real", señala Coryell.

Los autores utilizaron ratones de laboratorio y observaron que los antibióticos alteraban el microbioma intestinal, permitiendo que se acumulara más arsénico en los tejidos en lugar de ser excretado. "Ese fue un hallazgo interesante porque mostró que aunque había algo de actividad microbiana en el intestino, los ratones no eran tan buenos para deshacerse del arsénico y probablemente estaban tomando más en su sistema y acumulando más en sus tejidos", asegura Coryell. Su estudio se publica en Nature Communications.