El microbioma de la leche materna contiene levaduras y hongos beneficiosos para el lactante (Appl Environ Microbiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Múltiples estudios previos han encontrado bacterias en la leche materna, pero ahora investigadores españoles publican que el microbioma de la leche materna también contiene levaduras y hongos beneficiosos para el lactante. Se ha demostrado que ciertos hongos y bacterias son probióticos importantes para la salud infantil. La investigación se publica en Applied and Environmental Microbiology.

"Nuestra investigación demuestra la presencia de levaduras y otros hongos en la leche materna en madres sanas, apoyando la hipótesis de que la leche materna es una fuente importante de microorganismos para el bebé en crecimiento", explica la investigadora principal, María del Carmen Collado, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (CSIC) en Valencia.

Habiendo establecido en investigaciones anteriores la presencia de levaduras y otros hongos en la leche materna de madres en España, los científicos tomaron muestras de leche materna de madres en otras ubicaciones geográficas, incluidas Finlandia, China y Sudáfrica, para averiguar si este hallazgo se mantenía en lugares con diferentes climas, dietas y estilos de vida de los del sur de Europa.

"Nuestros datos confirman la presencia de hongos en la leche materna en todos los continentes y respaldan el papel potencial de la leche materna en la siembra inicial de especies de hongos en el intestino infantil", escriben los investigadores. "Esto apoya la existencia de una micobiota de la leche materna en condiciones saludables", añade. Los géneros Malassezia y Davidiella fueron los más frecuentes en los diferentes países. Esos dos, junto a Sistotrema y Penicillium, estaban presentes en la leche materna de cada país.

Más del 70% de las muestras españolas y sudafricanas tenían niveles detectables de ADN fúngico, mientras que solo el 45% de las muestras chinas y el 35% de las finlandesas los tenían. A pesar de las similitudes de los micobiomas en los cuatro países, Collado explica que los hallazgos "refuerzan la influencia potencial de los factores ambientales, en particular la ubicación geográfica, sobre las especies de levaduras y hongos que conforman el micobioma de la leche materna".

Los investigadores también compararon el micobioma de la leche materna en madres que habían dado a luz por vía vaginal con el de madres que habían dado a luz por cesárea. Los hongos específicos, como los del género Cryptococcus, prevalecieron más entre las muestras de madres que dieron a luz por vía vaginal, pero el modo de parto no marcó ninguna diferencia en la diversidad o riqueza de hongos.

Los investigadores no identificaron las fuentes del micobioma de la leche materna, pero Malassezia se encuentra alrededor de las glándulas sebáceas, glándulas que secretan aceites para lubricar el cabello y la piel. Se han encontrado Davidiella en la vagina. Y Saccharomyces, también presentes en la leche materna, están entre los hongos más abundantes en el intestino.

Las células fúngicas viables dentro de la leche materna sugieren que la leche materna podría influir en el desarrollo de la micobiota de los bebés, escriben los investigadores. "Sin embargo, se sabe poco sobre el desarrollo de la micobiota en los bebés", reconoce Collado.

"Actualmente, algunas especies de levadura se utilizan como probióticos potenciales para promover la salud infantil -recuerda Collado-. El más común es Saccharomyces boulardii. Nuestro estudio identifica más especies de hongos que potencialmente podrían conferir beneficios para la salud humana, y la posibilidad de aislar cepas apropiadas de la leche materna. Esos beneficios potenciales deben estudiarse en detalle".