El mal funcionamiento genético de los astrocitos puede desencadenar migraña hemipléjica familiar tipo 2 (Sci Adv)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La migraña hemipléjica familiar tipo 2 (FHM2) está causada por un mal funcionamiento de los astrocitos en el córtex cingulado, una región del cerebro que está involucrada en la sensación de dolor, según una investigación realizada por equipo de neurocientíficos dirigido por Mirko Santello en el Instituto de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Zurich (Suiza), en colaboración con la Universidad de Padua (Italia), publicada en Science Advances.

Los astrocitos son contribuyentes esenciales para la función neuronal y tienen un fuerte impacto en los circuitos y el comportamiento del cerebro. "A pesar de su abundancia, los neurocientíficos han pasado por alto relativamente los astrocitos", señala Santello.

Sin embargo, estas células son extremadamente importantes para eliminar los transmisores liberados por las neuronas. En su estudio, los investigadores pudieron demostrar que en la migraña familiar los astrocitos no pueden eliminar los transmisores excesivos liberados por las neuronas. "El deterioro en la captación de glutamato astrocítico en el córtex cingulado aumenta fuertemente la excitabilidad dendrítica cortical y, por lo tanto, aumenta la activación de las neuronas", afirma Santello.

La migraña es un trastorno complicado que afecta parte del sistema nervioso. "Nuestros resultados proporcionan un claro ejemplo de cómo la disfunción de astrocitos producida por un defecto genético afecta la actividad neuronal y la sensibilidad a los desencadenantes del dolor de cabeza", explica.

El estudio también ha informado de que el mal funcionamiento del córtex cingulado también influye en la aparición de migraña. En un modelo de ratón, los investigadores mostraron que los ratones mostraron una mayor sensibilidad a los desencadenantes del dolor de cabeza. "Al manipular los astrocitos en el córtex cingulado, pudimos revertir su disfunción. Esto evitó un aumento en el dolor de cabeza en ratones portadores del defecto genético", añade Jennifer Romanos, primera autora del estudio.

Los hallazgos ayudan a comprender mejor la fisiopatología de la migraña y sugieren que el córtex cingulado puede representar un centro crítico en la enfermedad. La demostración del vínculo entre la disfunción de los astrocitos en el córtex cingulado y la migraña familiar podría ayudar a diseñar nuevas estrategias de tratamiento de la migraña.