El litio puede revertir el daño causado por la radioterapia utilizada para tratar tumores cerebrales (Mol Psychiatry)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños que han recibido radioterapia para tratar un tumor cerebral pueden desarrollar problemas cognitivos más adelante en la vida. En estudios con ratones, investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) han demostrado ahora que el litio puede ayudar a revertir el daño causado mucho después de que haya ocurrido, según publican en Molecular Psychiatry.

Actualmente cuatro de cada cinco niños con un tumor cerebral sobreviven. En la población sueca adulta, 1 de cada 600 personas ha sido tratada de un cáncer infantil, aproximadamente un tercio de los cuales eran tumores cerebrales. Muchos de ellos viven con daños causados por la radioterapia, que pueden causar deficiencias en la memoria y el aprendizaje.

Los investigadores muestran que la capacidad de memoria y la capacidad de aprendizaje de los ratones mejoran si el tratamiento con litio se administra después de la irradiación del cerebro.

Los ratones que fueron irradiados a edades tempranas y luego se les administró litio desde la adolescencia hasta la edad adulta se mantuvieron cognitivamente tan sanos como los ratones que no recibieron radioterapia.

Los investigadores observaron un aumento en la formación de nuevas neuronas en el hipocampo durante el período en que recibieron litio, pero su madurez en células nerviosas plenas solo ocurrió una vez que se suspendió el tratamiento con litio.

"Llegamos a la conclusión de que el litio, administrado según las líneas de este modelo, puede ayudar a sanar el daño causado por la radioterapia, incluso mucho después de que fuera causado", señala la autora principal, Giulia Zanni.

El grupo de investigación ha demostrado previamente que el litio protege contra el daño cerebral si se administra en relación con la radioterapia, ya que puede prevenir la apoptosis. Ahora quieren comenzar los ensayos clínicos con la esperanza de poder producir el primer tratamiento farmacológico para el daño causado por la irradiación del cerebro.