El lansoprazol podría ser útil para prevenir el parto prematuro (JCI Insight)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El lansoprazol, medicamento de venta libre para el reflujo ácido que a menudo toman las mujeres embarazadas, podría ser una terapia prometedora para reducir el parto prematuro, según un estudio computacional de reutilización de medicamentos que también probó varios medicamentos en ratones, según publican investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) en el Journal of Clinical Investigation Insight.

El estudio también identificó otros 12 medicamentos que se consideran seguros en el embarazo. Si bien los fármacos abarcan una variedad de modalidades, los científicos destacan que todos parecen actuar sobre vías biológicas que afectan la respuesta inmunitaria, implicada en el parto prematuro.

"La inflamación claramente desempeña un papel en el inicio del trabajo de parto y el parto prematuro -explica Marina Sirota, autora principal del estudio-. Las vías inmunitarias están muy significativamente desreguladas en las mujeres que terminan dando a luz prematuramente, y también están desreguladas en los niños que nacen prematuramente. Sin embargo, hemos visto en nuestro trabajo anterior que existe una interacción entre los sistemas inmunitarios materno y fetal y un colapso en la tolerancia materno-fetal".

Para identificar los fármacos candidatos que podrían ser efectivos en la prevención del parto prematuro, analizaron primero qué genes estaban regulados de más o de menos en las células sanguíneas de las mujeres que experimentaron un parto prematuro espontáneo para así identificar una firma de expresión genética.

Después buscaron la firma opuesta en las células que habían estado expuestas a 1.309 medicamentos diferentes, razonando que si un fármaco pudiera corregir los efectos que el parto prematuro tenía en las células sanguíneas de las mujeres, los medicamentos también podrían prevenir el parto prematuro.

Identificaron 83 medicamentos candidatos, pero cuando excluyeron a aquellos que se asociaban a riesgos en el embarazo en estudios en animales o humanos, terminaron con 13 medicamentos seleccionados. Los otros identificados por la pantalla computacional incluyeron progesterona, ácido fólico, tres antibióticos, un antimicótico, un antidepresivo, un antidiabético y un antihipertensivo.

El hecho de que medicamentos predecibles como la progesterona aparecieran en la pantalla les dio a los científicos la confianza de que los medicamentos identificados pueden resultar efectivos una vez que se prueban en mujeres embarazadas. También se ha demostrado que tres de los otros medicamentos que aparecieron en la pantalla -ácido fólico, clotrimazol y metformina-, mostraron en estudios anteriores ser efectivos contra el parto prematuro.

Los científicos eligieron el lansoprazol para realizar más pruebas porque, además de su alta puntuación de reversión, está disponible sin receta médica y saben por su trabajo anterior que afecta una proteína de respuesta al estrés, la hemooxigenasa-1, que se ha relacionado con trastornos del embarazo.

El lansoprazol, que es un inhibidor de la bomba de protones, tuvo la segunda puntuación de reversión más alta de los 13 medicamentos identificados como seguros y efectivos.

Los científicos lo probaron en ratones gestantes que recibieron un componente bacteriano para inducir inflamación, lo que hace que algunos fetos mueran en el útero, donde son reabsorbidos. Cuando estos ratones recibieron lansoprazol, tuvieron fetos más viables. El fármaco también funcionó mejor en estos ratones que la progesterona.

Aunque es una buena medida de cómo la inflamación afecta el embarazo en ratones, los científicos han apuntado que el modelo de ratón de reabsorción fetal no es un modelo adecuado de parto prematuro humano. Dijeron que se necesitaría más trabajo, incluidos estudios en personas, antes de que el lansoprazol o cualquiera de las docenas de otros medicamentos que identificaron pudieran probarse como efectivos en mujeres embarazadas con riesgo de parto prematuro. Pero el estudio computacional proporciona pistas para una afección que actualmente tiene pocas opciones de tratamiento.