El indol-3-carbinol, que se encuentra en ciertas verduras, ayuda a prevenir el cáncer de colon (Immunity)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los productos químicos producidos por verduras como la col rizada, el repollo y el brócoli podrían ayudar a mantener un intestino sano y prevenir el cáncer de colon, según un estudio del Instituto Francis Crick (Reino Unido) publicado en Immunity.

"Estudiamos ratones genéticamente modificados que no pueden producir o activar el receptor de hidrocarburo de arilo (AhR) en sus intestinos, y descubrimos que desarrollaron fácilmente una inflamación intestinal que progresó hasta convertirse en cáncer de colon", explica la autora principal, Amina Metidji.

Sin embargo, cuando se les dio "una dieta enriquecida con indol-3-carbinol (I3C), no desarrollaron inflamación o cáncer. Curiosamente, los ratones cuyo cáncer ya estaba en desarrollo y que cambiaron a la dieta enriquecida con I3C, terminaron con un número significativamente menor de tumores, los cuales también eran más benignos", ha señalado Metidji.

La investigación ha demostrado que los ratones alimentados con una dieta rica en I3C, que se produce cuando digerimos verduras del género Brassica, estaban protegidos contra la inflamación intestinal y el cáncer de colon. Si bien los beneficios para la salud de las verduras están bien establecidos, muchos de los mecanismos detrás de ellos siguen siendo desconocidos.

Por lo que este estudio ofrece la primera evidencia concreta de cómo el I3C en la dieta puede prevenir la inflamación del colon y el cáncer, mediante la activación de la proteína AhR.

Mediante el estudio de los ratones y los organoides del intestino del ratón, los investigadores descubrieron que el AhR es vital para reparar las células epiteliales dañadas. Sin AhR, las células madre intestinales no se diferencian en células epiteliales especializadas que absorben nutrientes o generan moco protector. En cambio, se dividen sin control, lo que en última instancia puede conducir al cáncer de colon.

"Los ratones normales en la dieta de control purificada desarrollaron tumores de colon en diez semanas, mientras que los ratones en la comida estándar no desarrollaron ninguno. Esto sugiere que incluso sin factores de riesgo genéticos, una dieta desprovista de materia vegetal puede provocar cáncer de colon", añade el coautor Chris Schiering.