El índice de masa corporal afecta al empeoramiento de la esclerosis múltiple (EBioMedicine)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio desarrollado por un grupo de investigadores del Advanced Science Research Center de Nueva York, en colaboración con la Escuela de Medicina de Icahn en Mount Sinaí(Estados Unidos), ha demostrado una relación entre el índice de masa corporal (IMC) y el empeoramiento de la esclerosis múltiple.

La muestra ha estado formada por dos grupos de pacientes, uno primario y otro de validación. En el primer grupo se examinaron 54 pacientes de entre 18 y 60 años con esta patología y que presentaban un índice de masa corporal alto. Por su parte, el grupo de validación estaba formado por 91 pacientes con un IMC normal. Para ello se utilizó resonancia magnética cerebral para identificar daños, una evaluación clínica para determinar el peso y las discapacidades, y un análisis de sangre para examinar los lípidos y glóbulos blancos.

En esta investigación, publicada en EBioMedicine, el equipo observó que los pacientes con sobrepeso u obesidad presentaban niveles más elevados de ceramidas en sangre. En este contexto, los participantes que presentaban mayor nivel de estos lípidos desarrollaron una mayor pérdida de habilidades motoras y más lesiones cerebrales. De este modo, los investigadores observaron que las ceramidas pueden afectar a las células inmunes, llamadas monocitos, y modificar la forma en que estas leen la información genética del ADN.

Patrizia Casaccia, directora del proyecto, ha explicado que en trabajos anteriores se habían identificado ceramidas en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes con esclerosis múltiple; sin embargo, este estudio ha servido para detectar niveles más altos en la sangre de aquellos pacientes con sobrepeso u obesidad "sugiriendo que los lípidos sobreabundantes pueden derivar no sólo de las células cerebrales dañadas, sino de la ingesta excesiva de grasas saturadas".

El estudio pone de manifiesto que los malos hábitos dietéticos pueden tener consecuencias negativas para la salud, pero este riesgo se incrementa en pacientes con esclerosis múltiple, según concluye Kamilah Castro, primera autora del artículo.