El ictus es 4 a 7 veces más probable con la COVID-19 que con la gripe

  • Merkler AE & al. JAMA Neurol 2 Jul 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Jenny Blair, MD | Informes Clínicos | 10 de julio de 2020

Conclusión práctica

  • El ictus es mucho más común en pacientes con COVID-19 que en pacientes con gripe.

  • La mortalidad también es mayor para los pacientes con COVID-19 que tienen un ictus frente a quienes no lo presentan.

Relevancia

  • Los proveedores de salud deben estar atentos al ictus en pacientes con COVID-19.

  • A menudo COVID-19 se compara incorrectamente con la gripe en su gravedad.

Resultados fundamentales
  • Tasas de ictus isquémico agudo (IC 95%) con:

    • COVID-19: 1,6% (1,1% - 2,3%).

    • Gripe: 0,2% (0,0% - 0,6%).

  • Mortalidad entre pacientes con COVID-19 con o sin ictus: 32% frente a 14% (p = 0,003).

  • Odds ratio ajustado (IC 95%) para ictus, COVID-19 frente a gripe:

    • Ajustado por edad, género y raza: 7,6 (2,3 - 25,2).

    • Ajustado adicionalmente por factores de riesgo vascular y admisiones en unidad de cuidados intensivos: 4,6 (1,4 - 15,7).

Diseño del estudio

  • Estudio de cohorte retrospectivo en 2 hospitales de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

  • Los autores evaluaron los resultados en adultos en el departamento de urgencias, u hospitalizados con diagnóstico de coronavirus confirmado por laboratorio, entre el 4 de marzo y el 2 de mayo de 2020 (n = 1916).

  • Grupo de comparación: adultos en el departamento de urgencias u hospitalizados con diagnóstico de gripe confirmado por laboratorio, entre enero de 2016 y mayo de 2018 (n = 1486).

  • Variable de desenlace: ictus isquémico agudo.

  • Financiación: National Institutes of Health, New York-Presbyterian Hospital, Weill Cornell Medical College.

Limitaciones
  • Algunos casos de ictus pueden haberse omitido debido a la muerte o a la imposibilidad de someterse a una tomografía computarizada.

  • No está clara la comparación de la gravedad de la enfermedad entre los pacientes con COVID-19 y gripe.