El Gobierno obliga a comunicar los casos de fallecidos por coronavirus independientemente del lugar del fallecimiento


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Gobierno obligará a las CC. AA. a comunicar los casos de fallecidos con COVID-19 y los asintomáticos. Así se ha hecho saber tras la publicación de una nueva orden en el BOE, que modifica la pasada del 15 de marzo, y por la cual se obliga a las comunidades autónomas, incluidas las ciudades de Ceuta y Melilla, a comunicar los casos fallecidos con infección por el nuevo coronavirus, independientemente del lugar del fallecimiento.

Esta nueva normativa también establece que las autonomías deberán informar sobre todos los casos confirmados mediante PCR o test rápido, aquellos que han presentado síntomas o que son asintomáticos en el momento de la prueba, así como del total de casos confirmados de coronavirus en profesionales sanitarios.

Por otra parte, las CC. AA. deberán comunicar los casos acumulados totales confirmados que han ingresado en centros hospitalarios u otros centros habilitados para la atención de pacientes, incluyendo las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs), así como las personas que han ingresado en las UCI, incluidas las camas que se han ampliado para la lucha contra el COVID-19.

Igualmente, las autonomías también tendrán que informar sobre las altas que se hayan producido, tanto hospitalarias como domiciliarias, siguiendo los criterios establecidos en el ‘Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus’.

En cuanto a la información sobre la capacidad asistencial, la nueva orden publicada en el BOE señala que los centros hospitalarios públicos, y privados con camas UCI, reanimación o recuperación post-anestesia, que atiendan a pacientes con coronavirus, deberán informar diariamente, entre las 13.00 y las 14.00 horas, sobre el número total de camas, las ocupadas por casos de COVID-19 y por personas sin el virus, el número de ingresos que se han producido por el nuevo coronavirus en las últimas 24 horas, el número de altas de pacientes infectados en el último día y las altas previstas para las próximas 24 horas.

Esta última información deberá incluirse cuando se informe sobre las unidades críticas que cuenten con respirador, sobre aquellas que no tengan respiradores y sobre los ingresos en hospitalización convencional. A nivel agregado se informará sobre los otros puestos en centros no sanitarios, pero que han sido convertidos para la atención de personas infectadas por el nuevo coronavirus.