El exceso de peso es responsable de casi el 4% de los casos de cáncer en todo el mundo (CA: Cancer J Clin)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las políticas, los sistemas económicos y las prácticas de comercialización que promueven el consumo de alimentos elevados en calorías y pobres en nutrientes, los patrones de comportamiento cambiantes que combinan la ingesta de energía total alta con insuficiente actividad física, y los entornos construidos por el hombre que amplifican estos factores están impulsando un aumento mundial en exceso de peso corporal, según un nuevo informe.

El documento, que se publica en CA: A Cancer Journal for Clinicians, indica que el exceso de peso corporal representó aproximadamente el 3,9% de todos los cánceres en todo el mundo en 2012, una cifra que sin duda aumentará en las próximas décadas dadas las tendencias actuales.

La revisión, en coautoría por investigadores de la Sociedad Americana de Cáncer, el Imperial College London (Reino Unido) y la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), presenta patrones globales y regionales de exceso de peso corporal, así como factores que impulsan la epidemia, un resumen de la evidencia que relaciona el exceso de peso corporal con el riesgo de cáncer y acciones de políticas que podrían ayudar a resolver el problema. La científica de la Sociedad Americana del Cáncer, Hyuna Sung, es la autora principal del informe.

La prevalencia de exceso de peso corporal ha aumentado en todo el mundo desde la década de 1970. En 2016, aproximadamente el 40% de los adultos y el 18% de los niños (de 5 a 19 años) tenían exceso de peso corporal, lo que equivale a casi 2.000 millones de adultos y 340 millones de niños en todo el mundo.

El informe dice que la prevalencia de exceso de peso corporal ha aumentado rápidamente en la mayoría de los países en todos los grupos de población. Algunos de los aumentos más pronunciados se dan en los países de ingresos bajos y medios, probablemente como resultado de la propagación del "estilo de vida occidental", que consiste en alimentos ricos en energía y pobres en nutrientes junto con niveles reducidos de actividad física.

En 2015, se estima que 4 millones de muertes fueron atribuibles al exceso de peso corporal. El impacto económico mundial de las enfermedades relacionadas con el exceso de peso corporal se estima en 2 billones de dólares. En 2012, el exceso de peso corporal representó aproximadamente 544.300 cánceres, el 3,9% de todos los cánceres en todo el mundo, con una proporción que varía de menos del 1% en países de bajos ingresos a 7 u 8% en algunos países occidentales de altos ingresos y en Oriente Medio y los países del norte de África.

El sobrepeso y la obesidad se han relacionado con mayor riesgo de 13 cánceres: cáncer de mama (posmenopáusica), colon y recto (colorrectal), cuerpo uterino, esófago (adenocarcinoma), vesícula biliar, riñón, hígado, ovario, páncreas, estómago (cardiaco), y tiroides, así como meningioma y mieloma múltiple. Más recientemente, el sobrepeso ha sido calificado como una causa probable de cáncer de próstata avanzado, así como cáncer de boca, faringe y laringe.

La riqueza nacional es el conductor sistemático más aparente de la obesidad de la población. La transición económica a una economía más rica trae consigo un entorno que precipita la obesidad. Cada aumento de 10.000 dólares en el ingreso nacional promedio de un país se asocia con un incremento de 0,4 en el índice de masa corporal (IMC) entre los adultos.

Sin embargo, la prosperidad no siempre se correlaciona con el exceso de peso corporal; la prevalencia de obesidad es bastante baja en los países de altos ingresos de Asia y Pacífico (rango, 4-7%), lo que probablemente es el resultado de la adherencia a los hábitos dietéticos tradicionales, que conducen a un menor consumo de calorías, y un sistema de transporte activo que generalmente conlleva caminar como parte de la actividad diaria. Mientras tanto, la prevalencia de la obesidad es muy alta en algunos países de bajos ingresos, como algunos países insulares del Pacífico (rango de 40-65%) y Egipto (43% entre las mujeres y 24% entre los hombres).

Detener el aumento de la obesidad es uno de los nueve objetivos para 2025 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer frente a la creciente carga mundial de enfermedades no transmisibles, incluido el cáncer. Aunque el ritmo actual de los desafíos crecientes y existentes hace que el logro de este objetivo parezca improbable, la OMS dice que las estrategias de alta prioridad que deberían adoptar los gobiernos, las industrias y las sociedades civiles incluyen intervenciones dirigidas a la población y políticas para rectificar la producción, distribución y comercialización de alimentos poco saludables y cambios en el entorno construido para promover niveles adecuados de actividad física.

Esas intervenciones incluyen eliminar las grasas trans mediante el desarrollo de una legislación para prohibir su uso en la cadena alimentaria; reducir el consumo de azúcar mediante impuestos efectivos sobre las bebidas endulzadas con azúcar; implementar subsidios para aumentar la ingesta de frutas y hortalizas; limitar de tamaño las porciones y los paquetes para reducir el consumo de energía y el riesgo de exceso de peso corporal; asegurar que el diseño urbano incorpore elementos centrales de densidad residencial, como redes de calles conectadas que incluyan aceras, fácil acceso a una diversidad de destinos y acceso al transporte público; y proporcionar un acceso conveniente y seguro a espacios públicos abiertos de calidad.

"Hay un consenso emergente sobre las oportunidades para controlar la obesidad a través de la implementación coordinada multisectorial de acciones políticas fundamentales para promover un entorno propicio para una dieta saludable y una vida activa -escriben los autores-. El rápido aumento tanto de la prevalencia del exceso de peso corporal como de la carga asociada del cáncer pone de relieve la necesidad de un enfoque renovado en la identificación, implementación y evaluación de intervenciones para prevenir y controlar el exceso de peso corporal".