El estudio Predimed muestra la relación entre algunos metabolitos en sangre y la ingesta de proteínas de la dieta (Mol Nutr Food Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El estudio Prevención con Dieta Mediterránea (Predimed), realizado por el CIBEROBN, muestra una relación entre determinados metabolitos y la ingesta de proteínas de la dieta. Se trata de resultados que podrían ayudar a la búsqueda de biomarcadores de consumo y a su vinculación con determinadas enfermedades, según publican los autores en Molecular Nutrition & Food Research.

Las dietas con alto contenido en proteínas han sido recomendadas tanto para el control de peso en la población general como para el control de la glucosa en pacientes diabéticos. Sin embargo, los beneficios y riesgos de este tipo de dietas no se han explorado en profundidad.

La evidencia actual respalda la idea de que el riesgo de enfermedades cardiovasculares puede reducirse al adherirse a un patrón dietético rico en fuentes vegetales de proteínas en comparación con la dieta occidental típica, que incluye una alta ingesta de alimentos con proteínas de origen animal, que están procesados y tienen un alto contenido de grasas saturadas.

Sin embargo, se desconoce con exactitud el impacto de la fuente animal o vegetal de proteína en la salud. Actualmente, la excreción urinaria de nitrógeno se usa como un biomarcador del consumo de proteína total, si bien no existe ningún biomarcador que permita discernir entre consumo de proteína animal o vegetal.

Ante este escenario, los investigadores utilizaron muestras de sangre de 1.833 participantes del estudio Predimed y cuantificaron 385 metabolitos en sangre. A partir de algoritmos de inteligencia artificial se pudieron delimitar las huellas metabolómicas de consumo de proteína total, animal y vegetal.

A juicio de los autores, en base a estos resultados, el estudio epidemiológico puede ayudar a esclarecer las respuestas metabólicas a la ingesta de proteínas para explicar los posibles beneficios para la salud de las proteínas según sean de origen animal o vegetal.

El estudio coordinado por el grupo CIBEROBN que dirige Jordi Salas, es parte de un proyecto del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), en el que colaboran, además, la Universidad de Navarra, la Universidad de Harvard, el Broad Institute de Estados Unidos y el resto del consorcio Predimed.