El estreñimiento afecta a entre el 40 y el 90% de los pacientes tratados con opioides


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Entre el 40 y el 90% de los pacientes que están en tratamiento con opioides sufre estreñimiento, según se ha puesto de manifiesto durante la presentación del 'Manual del estreñimiento en pacientes con dolor', promovido por Kyowa Kirin.

"El impacto que tiene el estreñimiento inducido por opioides es mayor del que aparenta. Cuando se analizan los datos, se observa que muchos de los pacientes pasan algunos meses de vida con estreñimiento y lo asumen como algo inevitable, ha explicado Carlos Jara, profesor titular jefe de la Unidad del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (Madrid).

No obstante, "hablamos de un problema que tiene impacto sobre la calidad de vida e incluso sobre el propio control del dolor", ha indicado el citado especialista.

El uso de analgésicos opioides constituye una opción de tratamiento eficaz en pacientes con dolor intenso y se calcula que su consumo se ha incrementado un 83,59% en menos de 10 años. Estos medicamentos actúan como agonistas de los receptores opioides 'mu'.

Ejercen sus efectos de forma predominante a nivel del sistema nervioso central, si bien también actúan a nivel periférico sobre distintos órganos, como el tracto gastrointestinal, lo que altera la motilidad intestinal, disminuye las secreciones y modifica el tono de los esfínteres, lo que da lugar al estreñimiento.

En el caso del cáncer, en el momento del diagnóstico, se calcula que entre el 30 y el 50% de los pacientes presenta dolor, porcentaje que se eleva hasta el 70 y el 90% de los casos en las fases avanzadas de la enfermedad, en función de las localizaciones metastásicas. Para muchos pacientes con dolor oncológico, los opioides son la mejor opción terapéutica capaz de propiciarles alivio analgésico.

Sin embargo, los oncólogos médicos "no habían prestado suficiente atención a este problema", según ha considerado Jara, quien ha añadido que lo trataban de "una manera subóptima. Es un efecto adverso universal en los pacientes en tratamiento con opioides, y hasta ahora lo dábamos como algo inevitable".

En este sentido se ha expresado también Yolanda Escobar, especialista del servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), que ha incidido en la importancia de sacar el estreñimiento inducido por opioides de la esfera privada para poder abordarlo y tratarlo adecuadamente desde las consultas de oncología.

"A menudo, a los pacientes les produce vergüenza y pudor comunicarlo. Por eso es importante que el médico se acostumbre a preguntar y a generar confianza para que los pacientes nos lo comuniquen, porque estamos ante un problema que merma su calidad de vida y puede llegar a empeorar el dolor pues el paciente puede disminuir o, incluso, abandona los opioides por temor a este efecto secundario", ha apuntado.

También ha mencionado otra consecuencia de este trastorno: las repercusiones económicas para los pacientes que "acaban comprándose numerosos productos sin evidencia científica de utilidad y que les recomienda cualquiera, para no acabar nunca de solucionar su problema".

Según Juan Pérez Cajaraville, especialista de la Unidad del Dolor de HM Hospitales de Madrid, es necesario preguntar a los pacientes, "como hacemos con cualquier otra complicación. Por mi experiencia, sé que después de interesarte por este problema percibes la gratitud de los pacientes, pues hablas de una situación con potenciales graves consecuencias para la salud, tanto en la vida personal, social, como laboral".

"Es posible que la inactividad, inmovilidad, depresión y la ansiedad causadas por el tratamiento del cáncer o por el dolor del cáncer tal vez produzcan un empeoramiento del estreñimiento. Quizás las causas más comunes sean la ingestión inadecuada de líquidos, movilidad y opiáceos. Sin embargo, estos casos son manejables", ha concluido este especialista.

Los fármacos PAMORA pueden tratar este tipo de estreñimiento. "Actúan a nivel de receptores del sistema nervioso, aliviando la toxicidad de los opioides, pero sin bloquear su efecto analgésico", ha desvelado el jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Madrid, Pedro Pérez.

"Hoy en día, en los pacientes con cáncer que reciben morfina y otros opioides para el tratamiento del dolor prescribimos siempre laxantes y, en aquellos casos en los estos no funcionan, introducimos los PAMORA orales, como naloxegol, bien de inicio o posteriormente en combinación, en función del perfil del paciente", ha explicado Pérez.