El estilo de vida saludable reduce casi a la mitad el riesgo de cáncer colorrectal (J Clin Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los resultados del estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea), realizado por el CIBEROBN, sugieren una asociación protectora entre un estilo de vida saludable y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Los resultados se publican en el Journal of Clinical Medicine.

El cáncer colorrectal supone un importante problema de salud pública a nivel mundial, ya que es el segundo cáncer más común en las mujeres y el tercero en los hombres. En el 2018, hubo más de 1,8 millones de casos de cáncer colorrectal y se prevé que su prevalencia aumente más debido al crecimiento de la población de edad avanzada, así como la adopción de hábitos y estilos de vida occidentalizados.

De hecho, existen evidencias robustas que han relacionado el consumo de alimentos como las carnes rojas y procesadas, y el exceso de ingesta de bebidas alcohólicas con el desarrollo de cáncer colorrectal. Sin embargo, además de la calidad de la dieta, hay otros factores de estilo de vida que también podrían desempeñar un papel importante en el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer.

Con la finalidad de profundizar en esta cuestión, los investigadores del CIBEROBN, en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED, estudiaron la asociación entre dos índices de estilo de vida y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en individuos con alto riesgo cardiovascular.

El primer índice recogía mantener un peso saludable; realizar actividad física; seguir una dieta rica en alimentos integrales, verduras, frutas y legumbres; limitar el consumo de comida rápida y otros alimentos procesados ricos en grasas y azúcares; limitar el consumo de carnes rojas y procesadas; limitar la ingesta de bebidas azucaradas; y limitar la ingesta de alcohol.

El segundo índice, propuesto por investigadores de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), sirvió de herramienta para medir el seguimiento de cinco factores de estilo de vida saludables: no fumar; no ingerir alcohol; realizar actividad física regularmente; mantener un índice de masa corporal adecuado; y seguir una dieta saludable.

Después de analizar datos de 7.216 participantes de 55 a 80 años que fueron estudiados durante 6 años, se observó que aquellos individuos que presentaban una mayor adherencia a las recomendaciones específicas para la prevención del cáncer (seguimiento de al menos 5 recomendaciones de las 7 consideradas), presentaban un 48% menos riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en comparación con aquellos con una menor adherencia.

Por otro lado, de todas las recomendaciones de prevención de cáncer, la que mostró una mayor relación con el riesgo de cáncer colorrectal fue el consumo de bebidas azucaradas. Así, se observó que aquellos participantes con un mayor consumo de estas bebidas (>250 ml/día, equivalente a más de un vaso al día) mostraban un 58% más de riesgo de cáncer colorrectal en comparación con los que no las consumían.

Asimismo, también se observó que una mayor adhesión a un estilo de vida saludable, valorado mediante el índice de estilo de vida de bajo riesgo (cumplir con más de 3 de las 5 recomendaciones), se asociaba con un 52% menos riesgo de desarrollar este cáncer.