El domingo 24 de marzo es el Día Mundial de la Tuberculosis


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un informe realizado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de que, aunque están disminuyendo los casos, la tuberculosis sigue siendo un importante desafío de salud pública en los países europeos.

De los 275.000 nuevos diagnósticos y casos de recaídas, se estima que 77.000 personas padecen tuberculosis multirresistente difícil de tratar. En este sentido, y pese a que el informe señala que a los países de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo (UE/EEE) les va mejor, con solo 1.041 personas reportadas con este tipo de tuberculosis, la mayoría de los países europeos, incluidos muchos del EEE, tienen dificultades para tratar con éxito a los pacientes.

"Aunque la tuberculosis es una enfermedad antigua, prevenible y curable, sigue causando mucho sufrimiento y muerte a muchas personas en la Unión Europea. La tuberculosis ocupó un lugar destacado en la agenda mundial en 2018 y los líderes mundiales se comprometieron a movilizar esfuerzos para ponerle fin. Un impulso que debe utilizarse para combatir la tuberculosis desde todos los ángulos y en todos los niveles", ha dicho el comisionado europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis.

La Comisión ya ha mostrado su compromiso para ayudar a los Estados miembros de la Unión Europea a alcanzar el objetivo de la Agenda de Desarrollo Sostenible de acabar con la tuberculosis para el año 2030. "Si bien estamos en el camino correcto, los esfuerzos sostenidos centrados en las personas son fundamentales para lograr una Europa y u mundo libres de tuberculosis", ha añadido Andriukaitis.

En este sentido, el comisionado europeo ha señalado que para acabar con esta enfermedad es necesario adaptar los enfoques "país por país", recordando que esta enfermedad se puede prevenir y curar e instando a actuar de forma rápida y decisiva, porque las formas farmacorresistentes de la enfermedad pueden aumentar su presencia en Europa.

"A pesar de los desafíos y amenazas que enfrentamos, creo que Europa tiene todo el potencial para liderar el camino. Tenemos ciencia y tecnología, profesionales de la salud capacitados y un compromiso político de alto nivel para no dejar a nadie atrás, tenemos lo que se necesita para acabar con la tuberculosis", afirma la directora regional para Europa de la OMS, Zsuzsanna Jakab.

Hasta ahora, el diagnóstico de TB-MDR significaba el inicio de un plan de tratamiento agotador de dos años para los pacientes. Ante esto, las nuevas recomendaciones de la OMS para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente incluyen medicamentos más seguros y efectivos, con menores posibilidades de efectos secundarios graves y en un nuevo régimen de tratamiento que aumenta su eficacia.

En 2017, solo el 45% de los pacientes con tuberculosis multirresistente recibieron un tratamiento exitoso y, para la tuberculosis extensamente resistente a los medicamentos (TB-XDR), la forma más resistente de la enfermedad, solo el 28% fue tratado con éxito.

En cuanto al diagnóstico, los expertos han recordado que cuanto antes se diagnostique a un paciente, más rápido puede comenzar su tratamiento, aliviando el sufrimiento y previniendo una mayor transmisión de la enfermedad. De hecho, el nuevo informe indica que poco más de la mitad de todos los pacientes de tuberculosis recientemente notificados se sometieron a las pruebas de diagnóstico rápido recomendadas por la OMS.

"En general, la situación en la región de Europa está mejorando demasiado lentamente para terminar con la tuberculosis para 2030. Se requieren nuevos enfoques intersectoriales, las herramientas actuales deben utilizarse de manera más efectiva y tiene que haber un enfoque de atención centrado en las personas", concluyen los expertos de la OMS.