El domingo 22 de septiembre se celebró una nueva edición del Día Mundial de la Leucemia Mieloide Crónica


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha solicitado al Ministerio de Sanidad, con motivo de la celebración, el pasado domingo, del Día Mundial de la Leucemia Mieloide Crónica (LMC), ayuda con los registros epidemiológicos y más facilidades para realizar ensayos clínicos comerciales.

La LMC es un cáncer de la sangre que provoca una producción descontrolada de glóbulos blancos que, no obstante, mantienen el proceso normal de maduración, lo que hace que la enfermedad avance lentamente. La LMC está causada por una alteración genética que resulta en la formación de un gen anormal: el oncogén BCR-ABL.

Según datos publicados en 2016 por el Grupo Español de LMC (GELMC), de la procedentes de la sección española del estudio poblacional epidemiológico europeo EUTOS-pop, este tumor representa en torno al 15% de todas las leucemias y cada año se diagnostican en España 10,8 casos por cada millón de habitantes (cerca de 500 pacientes).

Asimismo, la prevalencia se ha venido incrementando de forma considerable en los últimos años debido a la gran eficacia de los tratamientos disponibles: los inhibidores de tirosina cinasa (ITC) logran controlar la enfermedad en cerca del 95% de los casos.

Por todo ello, Juan Luis Steegmann, presidente del GELMC y hematólogo del Hospital de La Princesa (Madrid), pidió a la Administración sanitaria ayuda para seguir adelante con los registros epidemiológicos de este cáncer hematológico y facilidades para realizar ensayos clínicos con fármacos comerciales y para publicitar a la población general los que están en curso.

Consideró "inadmisible" que el acceso al tratamiento no sea igual para todos los pacientes y que este dependa de las autoridades autonómicas. Por ello, el experto exigió un mayor control de calidad de los medicamentos genéricos y estabilidad en el genérico utilizado por cada paciente.

"No se puede tener tanta laxitud en el cambio de las presentaciones, más aún cuando se trata de un medicamento contra el cáncer", añadió, para recomendar exportar la experiencia del Hospital de La Princesa a todo el país, donde se ha analizado la tolerancia al imatinib genérico y se han medido los niveles plasmáticos que obtiene este fármaco y la estabilidad de su respuesta.

Con el objetivo de avanzar en el cuidado del paciente con LMC, el GELMC ha firmado un acuerdo de colaboración con la Asociación Española de Enfermos de LMC (Aelemic) para contribuir conjuntamente a que la LMC sea curable en todos los pacientes. En este contexto, el GELMC sigue ahondando en diferentes proyectos.

"En el ámbito epidemiológico, un trabajo muy avanzado es el RELMC-Nova, con el que se busca conocer la importancia de la respuesta precoz al tratamiento e indagar sobre comorbilidades, con especial atención a las cardiovasculares", dijo Steegmann.

En el campo de los ensayos clínicos, desde el GELMC se están llevando a cabo diferentes ensayos con ponatinib, un ITC de última generación, y se están elaborando guías multidisciplinares para el manejo adecuado de este fármaco.

"Para avanzar en el campo de la inmunoterapia, se va a poner en marcha un proyecto con bosutinib, otro ITC de última generación, y atecolizumab, un inhibidor del punto de control inmunológico. También estamos a la espera de aprobación de un ensayo con asciminib (ABL001), un inhibidor alostérico de BCR-ABL en investigación que ataca a la célula leucémica con otro mecanismo de acción y que se puede complementar con otros inhibidores de BCR-ABL", concluyó el citado especialista.