El diagnóstico de migraña en el hospital a una mediana edad se vincula a riesgo de demencia posterior

  • Islamoska S et al - J Headache Pain – 6 de Agosto de 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Kelli Whitlock Burton | Informes Clínicos | 13 de Agosto de 2020

Conclusión práctica

  • Un diagnóstico de migraña en el hospital a una mediana edad conlleva un riesgo significativamente mayor de demencia posterior, sobre todo en pacientes que tienen migraña con aura.

Relevancia

  • Previamente se ha vinculado la migraña con el riesgo de demencia.

  • En este estudio se analizó el riesgo relacionado con diferentes tipos de migraña, pero en pacientes que presentan migraña en el hospital.

Diseño del estudio

  • Estudio longitudinal de registro danés basado en la población de individuos nacidos entre 1935 y 1956.

  • 10.857 personas con migraña y 51.721 controles equiparados se clasificaron como “no expuestos” a migraña.

  • Seguimiento de 30 años.

  • Financiación: VELUXFONDEN.

Resultados fundamentales

  • Se diagnosticó demencia en 207 personas con migraña y 640 sin migraña durante una mediana de seguimiento de 6,9 años a partir de los 60 años de edad.

  • En general, el riesgo de demencia fue más elevado en personas con migraña:

    • HRa: 1,50 (IC del 95% [IC 95%]: 1,28-1,76).

  • El riesgo de demencia (HRa: IC 95%) se incrementó en todos los tipos de migraña:

    • Migraña con aura: 2,11 (1,48-3,00).

    • Migraña sin aura: 1,19 (0,84-1,70).

    • Todos los demás tipos de migraña: 1,48 (1,23-1,78).

  • La migraña con aura se asoció a un incremento del riesgo de demencia significativamente mayor que la migraña sin aura (p = 0,02).

  • El riesgo de demencia fue mayor en pacientes con dos hospitalizaciones relacionadas con migraña (HR: 1,80; IC 95%: 1,29-2,51) frente a aquellos con una (HR: 1,49; IC 95%: 1,25-1,77).

Limitaciones

  • Migrañas menos graves y bien tratadas probablemente son clasificadas incorrectamente como “no expuestas,” asociándose con la atención por un médico general más que con la presentación en el hospital.

  • La inclusión de solo casos graves podría originar un cálculo excesivo de las asociaciones de riesgo.