El desembarco definitivo de Amazon en la venta de medicamentos (de momento, sólo en Estados Unidos).


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Fue hace justo dos años cuando Amazon compró la empresa Pill Pack, una pequeña pero muy innovadora compañía que ofrecía medicamentos de prescripción a domicilio en unos envases que facilitaban la cumplimentación terapéutica. Ya entonces se pensó que era sólo un primer paso para que el gigante del comercio electrónico montara la mayor farmacia del mundo. Así ha sido. Acaba de lanzarse Amazon Pharmacy, de momento solo en Estados Unidos.

Explicado de manera sencilla, se trata de un sistema que permite a los pacientes solicitar medicamentos recetados por su médico para recibirlos en casa mediante entrega a domicilio, que será gratuita para los miembros del programa Prime. Servicios de este tipo ya existen en aquel país, pero lo que ahora surge en este campo es una plataforma que para la mayoría de los norteamericanos es la más familiar, y que llega ofreciendo importantes ventajas.

El gran éxito de Amazon -una de las tres empresas con mayor valor bursátil del mundo- ha consistido en que se piense en ella, casi instintivamente, cuando alguien decida comprar algo. Ha creado una especie de capa invisible alrededor de los consumidores que acuden a esta web para contrastar opciones de productos. De hecho, el buscador de compras de Amazon es más empleado que el de Google cuando se trata, precisamente, de buscar algún objeto de consumo.

El mercado farmacéutico es bastante complejo y extremadamente competitivo en los EE.UU. La prescripción de medicamentos éticos corresponde en exclusiva al médico, como no puede ser de otra manera, pero quienes gestionan la prestación son grandes aseguradoras que tienen a su vez acuerdos con empresas especializadas en encontrar ventajas de mercado a base de negociar lotes con productores y distribuidores. Por una parte, hay más intermediarios en la cadena, pero por otra se aprovecha más intensamente la inexistencia de precios regulados para obtener ventajas. Como es conocido, tanto en Canadá como en la Unión Europea los precios de los medicamentos están establecidos por las autoridades, al menos en su valor máximo.  

Amazon Pharmacy se basa en parte en la infraestructura de PillPack, y ha aprovechado de esta pequeña empresa su software de farmacia, el modelo de centros logísticos y el sistema de relación con los planes de salud, los que gestionan las aseguradoras. A partir de ahí, lo que ofrece es un servicio completo de suministro de medicamentos en un mercado que asciende a los 300.000 millones de dólares al año, y que hasta ahora ha estado dominado por farmacias “físicas”, tradicionales, como son las cadenas CVS, Walgreens o la división de farmacia de Walmart.

¿Qué ofrece ahora Amazon Pharmacy? Un servicio muy similar al que desarrolla en otras de sus líneas comerciales. La posibilidad de comparar, obtener descuentos, acceder a ofertas dinámicas y sobre todo, entrega a domicilio. Los estadounidenses confían cada vez más en esta modalidad también para los medicamentos, para evitar una posible exposición al coronavirus. Y es un cambio que podría hacerse permanente, ya que cada vez más personas están acostumbrándose a estas nuevas formas de recibir medicamentos.

Su funcionamiento.

Amazon Pharmacy  vende medicamentos a clientes mayores de 18 años, e inicialmente abarca 45 estados norteamericanos (se han quedado fuera Hawaii, Illinois, Kentucky, Louisiana y Minnesota, aunque se añadirán pronto). El servicio está asociado a la mayoría de las aseguradoras de salud, pero también se ofrece a personas sin seguro. Los clientes también pueden beneficiarse de modalidades como las cuentas de gastos flexibles o las cuentas de ahorro para la salud, una especie de mutualidad sanitaria, para comprar sus medicamentos a través del servicio.

La primera vez que un cliente se registra, y antes de hacer el primer pedido de medicamentos, la web puede hacerle preguntas como si podría estar embarazada, la fecha de nacimiento y el sexo. Esa información es requerida por la ley estadounidense para proporcionar servicios de atención farmacéutica, y se emplea especialmente para ayudar a los farmacéuticos en los procedimientos de confirmación de las recetas.

Los médicos pueden enviar sus recetas directamente a Amazon Pharmacy, y también los pacientes pueden solicitar una transferencia de sus registros e historial farmacoterapéutico previo desde las farmacias tradicionales como CVS o Walgreens, una especie de “portabilidad” de sus datos. Amazon afirma disponer de herramientas para verificar que un médico haya ordenado correctamente cada receta, y de esta manera eliminar posibles fraudes.

Los clientes de Amazon Prime obtienen una entrega gratuita de sus medicamentos en un plazo de dos días. Los clientes que no tienen Prime también pueden obtener una entrega gratuita en cinco días, o pueden optar por pagar 6 dólares para tenerlos en esos dos días.

Los medicamentos que se ofrecen en el inicio de este servicio incluyen una combinación amplia de referencias, tanto de medicamentos genéricos como de marca. Entre ellos, y como ejemplo, están métodos anticonceptivos hormonales, insulina y metformina para la diabetes, cremas con corticoides, ​​o sumatriptán para las migrañas.

Amazon no distribuirá medicamentos sujetos a controles especiales, como los de la llamada Lista II, donde se incluyen la mayoría de los opioides. La nueva farmacia on line no ha absorbido la tienda que ya existía en esa web denominada “Health & Personal Care”, que ofrece vitaminas y suplementos alimentarios. Los miembros de Amazon Prime pueden acceder a un programa de descuentos llamado “beneficio de ahorro en recetas”, que ofrece rebajas de hasta el 80% en medicamentos genéricos y de hasta el 40% en recetas de marca.

Los clientes que tengan preguntas o dudas sobre sus medicamentos pueden comunicarse con un farmacéutico o técnico de farmacia en cualquier momento a través de un chat o por teléfono. Amazon dice que también detectará posibles interacciones medicamentosas que sean potencialmente problemáticas para los clientes que estén tomando polimedicados, que los datos sobre la salud de los clientes cumplen con las reglas federales de seguridad (el protocolo HIPAA), y que la compañía no los compartirá con anunciantes o comercializadores sin permiso.

¿Llegará a Europa?

La normativa europea no permite, actualmente, que un modelo de este tipo pueda ser viable en la UE. En primer lugar, porque la dispensación exige la presencia directa de un farmacéutico, y porque la venta por Internet de medicamentos sujetos a prescripción médica no está siquiera permitida Sólo se permite en el caso de los medicamentos sin receta, los OTC, y siempre que la farmacia on-line esté regentada por una farmacia física.