El desarrollo del hipocampo se ve gravemente afectado en adolescentes que empiezan a tener síntomas psicóticos (Mol Psychiatry)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El desarrollo del hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria y las emociones, se ve gravemente afectado en la adolescencia tras el inicio de los primeros síntomas psicóticos, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ginebra (Suiza), que ha sido publicado en Molecular Psychiatry.

Los autores analizaron a 275 pacientes de 6 a 35 años durante 18 años, a quienes dividieron en un grupo control de 135 individuos sin problemas genéticos, y 140 con síndrome de deleción, incluidos 53 con síntomas psicóticos de moderados a graves.

Todos ellos se sometieron a una resonancia magnética cada tres años para conocer el desarrollo de su cerebro, lo que ayudó a los investigadores a crear un modelo estadístico que medía y comparaba el desarrollo del hipocampo en ambos grupos de pacientes. De esta forma, observaron que el hipocampo del grupo afectado por el síndrome de deleción, aunque era más pequeño desde el principio, seguía una curva de crecimiento idéntica a la del grupo control.

Posteriormente, compararon las curvas de desarrollo del hipocampo en personas con síndrome de deleción, pero sin síntomas psicóticos con aquellos que desarrollaron síntomas psicóticos. Así, comprobaron que en torno a los 17 o 18 años las personas con síntomas esquizofrénicos experimentan una drástica atrofia en el tamaño de su hipocampo.

"El hipocampo de las personas con síndrome de deleción es más pequeño; esto significa que tiene que compensar su tamaño a través de la hiperactividad. En caso de haber un factor de estrés enorme, especialmente durante el periodo crítico de la adolescencia, esta hiperactividad podría llevar a un aumento significativo del glutamato, el cual 'envenena' el hipocampo y provoca su atrofia", concluyen los autores.