El consumo de lácteos puede reducir un 20% el riesgo de cáncer colorrectal (Adv Nutr)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición CIBEROBN), de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili y el IISPV de Tarragona han demostrado que, en comparación con una ingesta baja, el consumo más elevado de lácteos puede llegar a reducir hasta un 20% el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Han llegado a esta conclusión tras realizar una revisión sistemática y metanálisis de toda la literatura científica existente sobre la asociación entre consumo de lácteos y el riesgo de cáncer colorrectal. En total, los expertos analizaron 29 artículos (15 estudios de cohortes poblacionales y 14 estudios casos y controles) que incluyeron más de 22.000 casos de cáncer colorrectal.

De esta forma, los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en Advances in Nutrition, han comprobado que un consumo alto de leche se asocia a un 18% menos de riesgo de desarrollar este tipo de cáncer en cualquier de las localizaciones anatómicas, incluyendo colon y recto.

Asimismo, en comparación con las personas que consumían menos leche desnatada, aquellos que más consumían tuvieron un menor riesgo de desarrollar cáncer de colon. Del mismo modo, el queso se relacionó con un menor riesgo de cáncer de colon proximal.

No obstante, los investigadores no detectaron un incremento o disminución del riesgo de este tumor en relación con el consumo otros subtipos de lácteos, como el yogur o la leche fermentada. Tampoco se encontró que los lácteos con un mayor contenido en grasa, como la leche o el yogur enteros, se asociaran a un incremento del riesgo de cáncer colorrectal.

"Si bien estos resultados muestran que la leche desnatada se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal, los resultados no muestran un riesgo derivado del consumo de lácteos enteros. Por lo tanto, no hay motivo para desaconsejarlos. A pesar de que se necesitan más estudios en este ámbito, debido a los beneficios observados del consumo de los lácteos, parecería razonable promover el consumo de leche", concluyen.