El consumo de alimentos ricos en flavonoides se asocia a un menor riesgo de cáncer y enfermedad cardiaca (Nat Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El consumo de productos ricos en flavonoides, como manzanas y té, protege contra el cáncer y las enfermedades cardíacas, especialmente en fumadores y personas que beben grandes cantidades de alcohol, según una nueva investigación de la Universidad Edith Cowan (Australia).

En su trabajo, publicado en Nature Communications, los investigadores analizaron datos de una cohorte que evaluó las dietas de 53.048 daneses a lo largo de 23 años. Hallaron que las personas que consumían habitualmente cantidades moderadas a altas de alimentos ricos en flavonoides tenían menos probabilidades de morir de cáncer o enfermedad cardiaca.

Aunque el estudio encontró un menor riesgo de muerte entre los que comían alimentos ricos en flavonoides, el efecto protector parecía ser más fuerte entre los que estaban en alto riesgo de enfermedades crónicas debido al tabaquismo y los que bebían más de dos bebidas alcohólicas al día.

"Estos hallazgos son importantes porque resaltan el potencial para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiacas, sobre todo en personas en alto riesgo de estas enfermedades crónicas. Pero también es importante que el consumo de flavonoides no contrarresta todo el aumento del riesgo de muerte causado por el tabaquismo y el alto consumo de alcohol. Lo mejor que puedes hacer por tu salud es dejar de fumar y reducir la ingesta", explica la líder del estudio, Nicola Bondonno.

Los participantes que consumían alrededor de 500 miligramos de flavonoides totales cada día tuvieron menor riesgo de cáncer o muerte relacionada con enfermedades cardíacas. "Es importante consumir una variedad de diferentes compuestos flavonoides que se encuentran en diferentes alimentos y bebidas de origen vegetal. Esto se logra fácilmente a través de la dieta: una taza de té, una manzana, una naranja, 100 g de arándanos y 100 g de brócoli proporcionarían más de 500 mg de flavonoides en total", asegura la investigadora.

Bondonno puntualiza que aunque la investigación ha establecido una asociación entre el consumo de flavonoides y un menor riesgo de muerte, la naturaleza exacta del efecto protector no está clara pero era probable que fuera multifacética. "El consumo de alcohol y el tabaquismo aumentan la inflamación y dañan los vasos sanguíneos, lo que puede aumentar el riesgo de una variedad de enfermedades", plantea.