El consumo de alcohol en jóvenes se asocia con una mayor presión arterial sistólica


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los investigadores de la Universidad de Vanderbilt, EE.UU, han realizado un estudio donde se demuestra que el consumo excesivo de alcohol entre jóvenes del sexo masculino se asocia con un aumento de la presión arterial sistólica.

Además, han puesto de relieve que los excesos etílicos frecuentes provocaban, en los varones, efectos adicionales sobre el colesterol. En el caso de las mujeres, se descubrió que tenían niveles de glucosa en sangre más altos que aquellas personas que no bebían.

De esta forma, los hallazgos concluyen que, en ambos casos, el consumo frecuente aumentaba las probabilidades de aumentar ciertos factores de riesgo cardiovascular, como presión arterial alta, colesterol y azúcar en sangre en edades tempranas.

"El riesgo se extiende más allá del bajo rendimiento escolar y un mayor riesgo de lesiones accidentales", ha declarado Mariann Piano, decana asociada de investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Vanderbilt.

El estudio, que encontró diferencias en cómo el consumo excesivo de alcohol afecta a hombres y mujeres jóvenes, ha señalado que los jóvenes que admitieron que beben en exceso de forma habitual, presentaron una presión arterial sistólica y un colesterol total más altos, mientras que las mujeres jóvenes tuvieron niveles más altos de azúcar en la sangre en comparación con los bebedores moderados.

Piano y colaboradores examinaron la presión arterial alta, el colesterol, el azúcar en la sangre y otros riesgos cardiovasculares en 4.710 adultos entre 18 y 45 años que respondieron a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2011-2012 y 2013-2014. Los participantes fueron clasificados como no bebedores, bebedores compulsivos 12 veces o menos por año y bebedores compulsivos de alta frecuencia (más de 12 veces al año).

El 25,1 por ciento de los hombres y el 11,8 por ciento de las mujeres informaron consumo excesivo de alcohol en las altas frecuencias. El 29,0 por ciento de los hombres y el 25,1 por ciento de las mujeres informaron beber en exceso 12 veces al año o menos.