El consumo de alcohol aumenta en un 45% el riesgo de síndrome premenstrual (BMJ Open)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio realizado por investigadores de las universidades de Santiago de Compostela (USC) y Southampton, Reino Unido, muestra que las mujeres que consumen alcohol tienen un riesgo de síndrome premenstrual un 45% más elevado que las que no beben y hasta un 79% en el caso de aquellas que abusan del alcohol.

En concreto, han calculado, a partir de otros 19 estudios de ocho países diferentes con más de 50.000 participantes, que uno de cada diez casos de este síndrome en el mundo podría estar relacionado con el consumo de alcohol.

Varios estudios habían demostrado que el síndrome premenstrual tiende a ser más grave entre las mujeres que beben alcohol, pero no está claro si esto se debe al alcohol en sí o si estas mujeres beben para sobrellevar sus síntomas.

Para tratar de averiguar más, los investigadores rastrearon las bases de datos de investigación en estudios relacionados publicados hasta mayo de 2017.

En este sentido, uno de los autores, Bahi Takkouche, ha explicado que esto se debe a las alteraciones que provoca el alcohol en los niveles de hormonas sexuales esteroideas durante el ciclo menstrual y las interacciones con la serotonina, según informa la USC.

Además, los datos manejados por el equipo elevan a 3.000 el número de días de malestar asociados a la menstruación durante la vida fértil de las mujeres. Así, Takkouche ha concretado que el síndrome premenstrual es "un conjunto de síntomas físicos, psíquicos y comportamentales asociados a los ciclos menstruales".

Según sus palabras, los más característicos son la irritabilidad y la hinchazón abdominal, además de otros como los cambios de humor, la fatiga y la dificultad de concentración, entre otros.

El estudio ha sido publicado en el British Medical Journal Open. El mismo equipo estudia actualmente la incidencia del tabaco y de los factores psicológicos en la aparición del mismo síndrome.

Si bien el diseño de los estudios incluidos excluye la posibilidad de establecer la causa, advierten los investigadores, el número relativamente grande y la consistencia de los resultados, sugieren que el alcohol puede estar asociado con un aumento en el riesgo de síndrome premenstrual. "Estos hallazgos son importantes dado que la prevalencia mundial del consumo de alcohol entre las mujeres no es insignificante", escriben.

A nivel mundial, se cree que la proporción de mujeres que beben alcohol es de alrededor del 30%, con alrededor de uno de cada 20 (6%) de aquellas que beben mucho. Pero en Europa y América las cifras equivalentes son más altas, casi el 60% y más del 12,5%, respectivamente.

"Según estas cifras y nuestros resultados, estimamos que el 11% de los casos de síndrome premenstrual pueden estar asociados a la ingesta de alcohol en todo el mundo y el 21% en Europa -escriben los investigadores-. Además, el consumo excesivo de alcohol puede estar asociado con el 4% de los casos de síndrome premenstrual en el mundo y más del 9% en Europa".

Especulan, además, que si la asociación es de naturaleza causal, "eliminar el consumo excesivo de alcohol en las mujeres evitaría uno de cada 12 casos en Europa".