El consumo a largo plazo de antibióticos se asocia a un mayor riesgo cardiovascular en mujeres (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las mujeres de más de 40 años que toman antibióticos durante 2 meses o más tienen mayor riesgo de infarto de miocardio o ictus, según una investigación realizada en casi 36.500 mujeres que se ha publicado en el European Heart Journal.

El estudio analizó los datos entre 2004 y 2012 del Nurses Health Study, que se lleva realizando en Estados Unidos desde 1976. En 2004, las mujeres tenían 60 años o más, y se les preguntó sobre el uso de antibióticos cuando eran jóvenes (20-39), de mediana edad (40-59) o mayores (60 años o más).

Los investigadores las categorizaron en cuatro grupos: las que nunca habían tomado antibióticos, las que los habían tomado por períodos de menos de 15 días, 15 días a dos meses, o durante dos meses o más. Durante un período de seguimiento promedio de casi ocho años, durante el cual las mujeres continuaron rellenando cuestionarios cada dos años, 1.056 participantes desarrollaron enfermedad cardiovascular.

Después de ajustar los factores que podrían afectar sus resultados, como la edad, la raza, el sexo, la dieta y el estilo de vida, las razones para el uso de antibióticos, el sobrepeso o la obesidad, otras enfermedades y el uso de medicamentos, los investigadores concluyeron que las mujeres que usaron antibióticos por períodos de dos meses o más a finales de la edad adulta tenían un 32% más de probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las mujeres que no usaron antibióticos.

Las mujeres que tomaron antibióticos durante más de dos meses en la mediana edad tuvieron un riesgo 28% mayor en comparación con las mujeres que no lo hicieron. Estos hallazgos significan que entre las mujeres que toman antibióticos durante 2 meses o más a finales de la edad adulta, 6 mujeres por cada 1.000 desarrollarán una enfermedad cardiovascular, en comparación con tres por cada 1.000 entre las que no habían tomado antibióticos.

El líder del estudio, Lu Qi, director del Centro de Investigación de la Obesidad de la Universidad de Tulane (Estados Unidos), sugiere que una posible razón por la que el uso de antibióticos se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares es porque alteran el equilibrio del microambiente en el intestino, destruyen las bacterias probióticas beneficiosas e incrementan la prevalencia de los virus, las bacterias y otros microorganismos que pueden causar enfermedades.

"El uso de antibióticos es el factor más crítico para alterar el equilibrio de los microorganismos en el intestino. Estudios anteriores han mostrado una relación entre las alteraciones en el ambiente microbiano del intestino y la inflamación y el estrechamiento de los vasos sanguíneos, el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardiaca", ha añadido.