El confinamiento provoca un aumento del malestar psicológico en casi la mitad de los españoles


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El confinamiento decretado para mitigar la propagación del nuevo coronavirus ha aumentado el malestar psicológico del 46% de los españoles mayores de edad, con especial incidencia en mujeres y jóvenes, según una investigación realizada por varias universidades. Además, un 38% de los hombres y el 48% de las mujeres que han participado en el estudio admite haber tenido sentimientos de irrealidad.

En la investigación han participado en total 6.829 personas de entre 18 y 92 años de todas las comunidades autónomas. El 78% afirma que el confinamiento les ha provocado un incremento de incertidumbre, y el 76% de las personas mayores de 60 años confiesa que la pandemia ha aumentado su preocupación por padecer una enfermedad grave. El 83% ha experimentado un mayor temor a perder a sus seres queridos.

El estudio ha sido liderado por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), y han participado investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad de Murcia (UM), la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, la Universidad de Granada (UGR) y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), con el apoyo del Ministerio de Universidades.

El 43% de la población ha padecido un aumento de los sentimientos depresivos, pesimistas o de desesperanza durante el confinamiento. "Esta tendencia es mayor en las personas que han tenido síntomas o diagnóstico de COVID-19, en las que están pasando el confinamiento solas, en mujeres, en aquellas que han perdido su trabajo y en los grupos de menor edad", señalan desde el Ministerio de Universidades, que ha publicado las conclusiones del estudio.

Los sentimientos de vitalidad y energía han empeorado, ya que un 49% manifiesta que han disminuido. De nuevo, este efecto es mayor en mujeres, en grupos más jóvenes, en personas afectadas por COVID-19, con peor situación laboral y en zonas con mayor incidencia de la pandemia.

En general, se ha observado un aumento de los sentimientos de irritabilidad y enfado (47%) y de los cambios de humor (45%), siendo este aumento mayor en los grupos de menor edad, en las mujeres y en quienes han tenido síntomas o diagnóstico de COVID-19.

La investigación también revela que durante el confinamiento una buena parte de la población se ha alimentado peor y ha reducido su ejercicio físico durante el confinamiento en casa.

Más del 40% de las personas participantes señaló que ha incrementado el consumo de alimentos de alto contenido calórico, mientras que el 46% redujo la práctica de ejercicio físico, siendo esta reducción más notable a medida que crece la edad.

También destaca el gran porcentaje de personas que ha utilizado en mayor medida las redes sociales (superior al 70%), el de personas que dedica más tiempo a ver la televisión (67%), y el mayor uso de videojuegos, especialmente entre los más jóvenes (llegando a un 64%).