El coeficiente intelectual de los adultos autistas es normal, pero su velocidad mental es menor (JAMA Psychiatry)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La primera revisión sistemática y metaanálisis de adultos con autismo muestra que, a pesar de tener un coeficiente intelectual (CI) intacto, estas personas tienen deficiencias de medianas a grandes en cuatro aspectos cognitivos sociales y no sociales clave: teoría de la mente, percepción y conocimiento de las emociones, velocidad de procesamiento, y aprendizaje verbal y memoria.

Los resultados, según publican los autores en JAMA Psychiatry, pueden ayudar a crear una hoja de ruta para tratar el autismo en adultos, una población que es menos estudiada y entendida que los niños con la enfermedad.

El autismo se caracteriza por déficits persistentes en la comunicación social y la interacción, junto con patrones de conducta, intereses o actividades restringidos y repetitivos. Si bien afecta el funcionamiento en muchos aspectos a lo largo de la vida de una persona, la investigación se ha dedicado principalmente a los niños. Una pregunta clave que aún no se ha respondido es si hay factores cognitivos que están más gravemente dañados que otros.

En su metaanálisis, realizado por el Centro de Investigación y Tratamiento de Autismo Seaver en la Escuela de Medicina Icahn del Mount Sinai (Estados Unidos), en colaboración con la City University London (Reino Unido), los investigadores compararon directamente la gravedad relativa de las discapacidades en los factores cognitivos en adultos.

Los científicos utilizaron información de distintas bases de datos entre 1980 y julio de 2018. Los estudios se incluyeron si se publicaron como artículos de investigación revisados por pares en inglés, incluyeron individuos con autismo de 16 años o más y evaluaron al menos un aspecto de funcionamiento neurocognitivo o cognición social utilizando medidas estándar. El metanálisis incluyó 75 estudios y una muestra combinada de 3.361 individuos con autismo y 5.344 adultos neurotípicos.

"Nuestros hallazgos tienen implicaciones importantes para las intervenciones cognitivas en adultos con autismo. Las intervenciones actuales para estos individuos se centran principalmente en mejorar las habilidades sociales adaptativas individuales y el funcionamiento social", explica una de sus autoras, Tjasa Velikonja.

La investigadora apunta que, si bien sus resultados apoyan las teorías cognitivas sociales clave de los tratamientos del autismo, también resaltan "la importancia de un enfoque más amplio al estudiar la cognición y las intervenciones de apoyo que también incluyen aspectos cognitivos no sociales".