El cigarrillo electrónico causa daños en el cerebro, los vasos sanguíneos y los pulmones (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Cardiólogos europeos han emitido una severa advertencia sobre los peligros de los cigarrillos electrónicos, especialmente para los jóvenes, ya que los resultados de una nueva investigación muestran el daño que causan al cerebro, corazón, vasos sanguíneos y pulmones.

Su estudio, que se publica en el European Heart Journal, también identifica algunos de los mecanismos involucrados, para los cuales hasta ahora ha habido información limitada.

Thomas Münzel, del Departamento de Cardiología del Centro Médico Universitario de Mainz (Alemania), que ha dirigido el estudio, señala que los cigarrillos electrónicos son tan peligrosos y adictivos que los países deberían considerar prohibirlos, como ya han hecho países como India, Brasil, Singapur, México o Tailandia.

"Necesitamos centrarnos en la juventud porque este es, con mucho, el mercado más grande -advierte-. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, más de 3,6 millones de niños de ese país usan cigarrillos electrónicos, con un salto del 11,7% al 20,8% entre los estudiantes de secundaria que informan el uso de cigarrillos electrónicos desde 2017 hasta 2018. En el Reino Unido, el 1,6% de las personas de entre 11 y 18 años usa cigarrillos electrónicos más de una vez por semana, en comparación con el 0,5% de 2015".

"El vapeo, que inicialmente estaba destinado a ayudar a los fumadores a dejar de fumar tabaco, se convirtió en un moda entre los jóvenes en los Estados Unidos, que conduce a la adicción a la nicotina, incluso entre aquellos que no habían fumado antes", añade.

Münzel y colegas investigaron el efecto del vapor del cigarrillo electrónico sobre el flujo sanguíneo en la arteria braquial en la parte superior del brazo en 20 fumadores sanos antes de vapear un cigarrillo electrónico y luego 15 minutos después. También midieron la rigidez de la arteria.

Además, expusieron 151 ratones al vapor del cigarrillo durante 1, 3 o 5 días durante 20 minutos 6 veces al día y descubrieron que solo un episodio de vapeo aumentó la frecuencia cardíaca y provocó que las arterias se endurecieran y que el revestimiento interno de las arterias, el endotelio, dejara de funcionar correctamente en los fumadores.

Los resultados de los ratones mostraron que una enzima llamada NOX-2 era responsable del daño a los vasos sanguíneos, incluidos los pulmones y el cerebro, como resultado del vapor del cigarrillo electrónico.

NOX-2 está involucrada en la defensa del cuerpo contra las bacterias y en el estrés oxidativo, desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes en el cuerpo. Los ratones que no pudieron producir NOX-2 estuvieron protegidos frente a los efectos dañinos del vapeo.

Los investigadores también encontraron que los ratones que fueron tratados con macitentan (medicamento utilizado para tratar la disfunción endotelial, el aumento de la presión arterial en los vasos y los pulmones y el estrés oxidativo) o bepridil (utilizado para tratar el estrés oxidativo y la muerte celular en casos de hipertensión arterial, angina o dolor en el pecho) no mostraron signos de disfunción endotelial, estrés oxidativo o inflamación.

Los efectos beneficiosos de estos medicamentos sugieren un papel central la endotelina 1, que está involucrada en el estrechamiento de las arterias, y una proteína llamada FOXO-3, que protege contra el estrés oxidativo.

Münzel explica que "los resultados de los presentes estudios identificaron varios mecanismos moleculares por los cuales los cigarrillos electrónicos pueden dañar los vasos sanguíneos, los pulmones, el corazón y el cerebro. Esto es una consecuencia de los químicos tóxicos que se producen por el proceso de vapeo y también pueden estar presente en concentraciones más bajas en el líquido mismo".