El CGCOM defiende que el Código de Deontología diferencia a la profesión médica


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El acto de toma de posesión de los nuevos miembros de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha estado marcado por una reflexión por parte de los profesionales sobre la importancia de la Deontología en su profesión. Tal y como recordaba el presidente del CGCOM, Serafín Romero, a los nuevos cargos, “la Comisión Central de Deontología es el corazón de la organización”. En esta misma línea, Romero ha señalado que el Código Deontológico diferencia a los médicos de otras profesiones, porque “implica una doble responsabilidad: con las normas y con las que se autoimpone la propia profesión médica, a través de este código de conducta”.

Igualmente, el presidente del CGCOM ha declarado que las elecciones a la Comisión Central de Deontología han demostrado que “la profesión tiene músculo, porque muchos fueron los candidatos que se presentaron y que van a seguir desarrollando una excelente labor en sus colegios y merecen nuestra consideración”.

Cabe recordar que los miembros que han tomado posesión han sido: Mª Teresa Vidal Candela (Alicante), Manuel Fernández Chavero (Badajoz), Jacinto Bátiz Cantera (Bizkaia),  Mª Felicidad Rodríguez Sánchez (Consejo Andaluz), Pilar León Sanz (Navarra) y  Diego Murillo Solís (Pontevedra).

La renovación del Código de Deontología

Aprovechando este contexto, desde el CGCOM también han querido recordar la importancia de la renovación del Código de Deontología. En palabras de Serafín Romero, los médicos ya fueron “valientes” en la actualización de 2011 y abordaron asuntos que son tratados en los debates éticos actuales como la obstinación terapéutica, los derechos de los pacientes o la sedación paliativa, entre otros.

En este sentido, Romero ha concluido que tanto el Código Deontológico como los estatutos han servido “para responder ante decisiones políticas en épocas complejas y es lo que nos da fuerza” y ha concluido que “queda refrendar la actualización del Código, que va a generar discusión, como se ha podido observar con la gran cantidad de aportaciones que se han recibido”.