El cáncer es responsable de más de 95.000 pensiones por incapacidad permanente en España


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El cáncer es el responsable de un total de 95.866 pensiones contributivas por incapacidad permanente en España, el 10,1% del total de estas prestaciones, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Seguridad Social recogidos en un estudio de Omakase Consulting, que han sido expuestos este martes en el IX Seminario de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO).

Bajo el título “¿Cómo mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con cáncer?”, diferentes oncólogos han definido cuáles son las claves para solucionar la carga del cáncer en España, y también los cambios de paradigma en cáncer de mama, pulmón, gastrointestinales y genitourinarios, así como los próximos avances en el abordaje del tratamiento de este tipo de tumores.

Eduardo Díaz Rubio, presidente de honor de la Fundación ECO y vicepresidente de la Real Academia Nacional de Medicina, ha sido el encargado de realizar la conferencia inaugural, en la que ha resaltado los datos más relevantes del informe de Omakase Consulting, en el que él mismo ha colaborado.

El objetivo del informe ha sido analizar el impacto del cáncer en España para el año 2015 mediante el análisis de la carga epidemiológica, formada por la prevalencia a 5 años, la incidencia, la mortalidad y la incapacidad; y la carga económica, formada por los costes directos, los costes y los costes intangibles, como  los años de vida saludable perdidos por cáncer.

De acuerdo con datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la prevalencia del cáncer, estimada según el número de casos en los últimos cinco años, se fija en unos 579.935 procesos de cáncer. La prevalencia del cáncer de mama se estimó en 104.405 casos de cáncer, mientras que la de pulmón en 27.985.

Sobre la incidencia, con datos de GLOBOCAN y REDECAN, se registraron en 2015 un total de 247.771 nuevos casos de cáncer, el 60% en hombres y el 40 en mujeres, siendo los cinco primeros los siguientes: colorrectal (41.441), próstata (33.370), pulmón (28.347), mama (27.747) y vejiga (21.093). En perspectiva, se produjeron 111.381 fallecimientos producidos por el cáncer en 2015, con una proporción idéntica en cuanto a sexo. Esto significa que el 44,9% de los pacientes que son diagnosticados de cáncer mueren debido a la enfermedad.

En cuanto a la incapacidad, calculada con las cifras del Instituto Nacional de Seguridad Social, los procesos de incapacidad temporal por cáncer representaron un 4,5% del total, con 38.343. El dato se eleva hasta 95.866 en el caso de las pensiones contributivas en vigor por incapacidad permanente producto del cáncer, el 10,1% del total de prestaciones en vigor por esta causa.

Tras detallar los principales puntos del informe, el doctor Díaz Rubio ha pasado a explicar otras cifras y fijar retos para mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos.

"La sanidad pública está recibiendo diferentes llamadas de atención en relación a la incidencia, tratamiento y supervivencia en cáncer", ha señalado el especialista, quien ha añadido que la puntuación en el tratamiento del cáncer es la más baja para España de entre todos sus parámetros, así como que existe "un problema de desigualdad geográfica en el acceso al tratamiento.

En esta línea, ha recordado también las cifras del Eurohealth Consumer 2017, elaborado por 974 asociaciones de pacientes a nivel europeo, en el que la sanidad española suspende en el acceso al tratamiento del cáncer, en tiempos de espera y de financiación de los nuevos fármacos.

Así, resumiendo todos estos aspectos, ha apuntado como retos mejorar la organización, solucionar el acceso desigual al tratamiento estándar, facilitar el acceso a la innovación y resaltar la importancia de la monitorización y seguimiento de los resultados farmacológicos.

En concreto, sobre la innovación, ha reclamado "pasar a la acción" a través de la planificación y ejecución de una estrategia definida. Ésta, en su opinión, pasa por realizar un análisis de la situación, conocer los puntos críticos, fijar las acciones a desarrollar, identificar las barreras a salvar, incorporar ejemplos de otros países, elaborar un plan de viabilidad y, por último, dedicar una financiación "finalista y específica". Por último, ha reclamado que se mida la incidencia del cáncer en todas las comunidades autónomas, "y no solo en unas pocas".