El cáncer de mama se propaga con más intensidad durante el sueño

  • Diamantopoulou Z & al.
  • Nature

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un grupo de investigadores de Suiza ha descubierto que el cáncer de mama se propaga con más intensidad durante el sueño. El resultado podría cambiar de forma significativa la forma en que se diagnostica y trata el cáncer de mama.

El equipo recogió muestras de sangre de 21 pacientes con cáncer de mama incipiente y 9 pacientes con cáncer de mama en estadio avanzado. Las muestras se recogieron a las 4:00 h (fase de reposo) y a las 10:00 h de la mañana para analizar la propagación de las células tumorales circulantes del tumor primario. Los investigadores descubrieron que más del 78 % de las muestras con células tumorales circulantes se habían obtenido durante la fase de reposo.

Los resultados del estudio se reprodujeron en un modelo murino, lo que muestra que tanto en las pacientes con cáncer de mama como en los modelos murinos, la generación de células tumorales circulantes (y, en consecuencia, la propagación del cáncer) se restringía en gran medida a la fase de reposo. Además, los investigadores descubrieron que las células tumorales circulantes de la fase de reposo eran capaces de propagarse con mucha más intensidad que las producidas durante la vigilia, lo que indica que las hormonas clave del ritmo circadiano desempeñan una función importante en las metástasis.

En la presentación del estudio en Nature, los investigadores describieron los resultados como “sorprendentes e inesperados”. Los investigadores afirmaron que este pronunciado patrón de metástasis dependiente del momento destaca la necesidad de enfoques con control del tiempo para la caracterización y el tratamiento del cáncer de mama, incluidos los enfoques de tratamiento que se ajustan para ser lo más eficaces posible durante el sueño.

“De forma sistémica, hallamos que las hormonas clave del ritmo circadiano, como la melatonina, la testosterona y los glucocorticoides, dictan la dinámica de la generación de células tumorales circulantes y, en consecuencia, que la insulina promueve directamente la multiplicación de células tumorales in vivo, pero de una manera dependiente del momento. Por lo tanto, la generación espontánea de células tumorales circulantes con una alta propensión a metástasis no se produce de forma continua, sino que se concentra en la fase de reposo de la persona afectada, lo que proporciona una nueva justificación para la interrogación y el tratamiento con control del tiempo de los casos de cáncer propensos a metástasis”, añadieron.

El director del estudio, Nicola Aceto, profesor de Oncología Molecular del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich, resumió los resultados en una frase sencilla: “El tumor se despierta cuando la persona afectada duerme”.

“En nuestra opinión, estos resultados pueden indicar la necesidad de que los profesionales sanitarios registren de modo sistemático el momento en que realizan las biopsias”, afirmó el profesor Aceto. “Puede ayudar a que los datos sean realmente comparables”.

El siguiente paso de los investigadores será averiguar cómo pueden incorporarse estos resultados a los tratamientos del cáncer existentes para optimizarlos. Como parte de estudios adicionales, el equipo del profesor Aceto también tiene previsto investigar si los distintos tipos de cáncer se comportan de forma similar al cáncer de mama a este respecto y si los tratamientos existentes pueden obtener más éxito si las pacientes reciben tratamiento en distintos momentos.

En un comentario acompañante, Harrison Ball y Sunitha Nagrath, del Centro Oncológico Rogel de la Universidad de Michigan, afirmaron que la investigación tiene “sorprendentes implicaciones para el campo de los estudios de las células tumorales circulantes y para el tratamiento del cáncer en los centros especializados”. “Será interesante ver si estos resultados se cumplen en otros tipos de tumor”, añadieron.

“Los datos presentados indican que podría ser necesario un enfoque más holístico para estudiar las células tumorales circulantes, incluido el aprovechamiento de las tecnologías para la supervisión continua in vivo, con el objetivo de comprender la dinámica de las metástasis del cáncer en su totalidad. Ahora puede comenzar un nuevo capítulo en los estudios de los biomarcadores en sangre, teniendo en cuenta cómo diversos reguladores, como las hormonas, afectan a la multiplicación y propagación del cáncer”, afirmaron.

“La naturaleza dependiente del momento de la dinámica de las células tumorales circulantes podría transformar la forma en que los médicos evalúan y tratan a las pacientes. Los datos que indican la multiplicación y liberación de células tumorales circulantes durante la fase de reposo sugieren que los médicos podrían necesitar ser más conscientes de cuándo administrar tratamientos específicos”.

“Sin embargo, la mayor parte de la investigación realizada en este estudio se validó utilizando modelos murinos”, señalan. “Por lo tanto, los resultados deberán demostrarse por medio de ensayos clínicos a gran escala antes de incorporar a la práctica estándar la consideración de los ritmos circadianos”.