El brote de Ébola ha dejado ya más de 1.500 muertos en el este de la República Democrática del Congo


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Más de 1.500 personas han muerto en el brote de Ébola declarado el pasado agosto en el este de República Democrática del Congo (RDC), el peor en el país que vio nacer esta enfermedad y el segundo más virulento a nivel internacional tras el registrado en África Occidental.

Según el último informe del Ministerio de Salud congoleño, hasta la fecha se contabilizan ya 2.239 casos, de los que 2.145 han sido confirmados, y 1.596 fallecidos por el brote, que afecta a las provincias de Kivu Norte e Ituri. De entre el total de casos, 122 corresponden a trabajadores de la salud -un 5% del total-, 39 de los cuales han fallecido.

El ministro de Salud, Oly Ilunga Kalenga, visitó la ciudad de Bunia, capital de Ituri, donde hasta el momento no se han detectado casos de Ébola pero se han hecho preparativos para esta eventualidad.

Según el comunicado de su departamento, Ilunga ha insistido en la importancia de sensibilizar a la población y de implicar a las comunidades en la respuesta frente al Ébola. "Poner en marcha medidas de salud pública es una cosa –declaró-, pero debe ser sobre todo la comunidad la que se apropie y acepte las medidas de protección y también la vacunación, un medio que permite romper la cadena de transmisión".

El ministro reconoció que el principal desafío para poner fin al brote es movilizar a las comunidades y hacerles entender la gravedad del Ébola, ante la suspicacia y el recelo que la respuesta sanitaria al brote genera entre la población, lo cual se ha traducido con ataques contra personal sanitario y centros de tratamiento contra el Ébola.

"Esta epidemia debe ser un problema de todos si queremos ponerle fin rápidamente", sostuvo, defendiendo la implicación de los líderes comunitarios y religiosos, así como la prensa. Asimismo, llamó a los ciudadanos a confiar en el Gobierno y en el Ministerio de Salud, que están trabajando para protegerles, y les pidió que acepten los enterramientos seguros de sus familiares muertos por el virus.