El ayuno reduce la inflamación y mejora las enfermedades inflamatorias crónicas (Cell)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los regímenes de ayuno han ganado interés público y científico en los últimos años. En un estudio publicado en Cell, los investigadores de Hospital Mount Sinai (Estados Unidos) han descubierto que el ayuno reduce la inflamación y mejora las enfermedades inflamatorias crónicas sin afectar a la respuesta del sistema inmunitario a las infecciones agudas.

Si bien la inflamación aguda es un proceso normal que ayuda a combatir las infecciones, la inflamación crónica puede tener graves consecuencias para la salud, como enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, esclerosis múltiple y enfermedad inflamatoria intestinal.

"Se sabe que la restricción calórica mejora las enfermedades inflamatorias y autoinmunes, pero los mecanismos por los cuales la reducción de la ingesta calórica controla la inflamación no se han entendido bien", dice la autora principal, Miriam Merad.

Trabajando con células inmunes humanas y de ratón, Merad y colegas demostraron que el ayuno intermitente redujo la liberación de monocitos en el torrente sanguíneo. Investigaciones posteriores revelaron que durante los períodos de ayuno, estas células entran en "modo de sueño" y son menos inflamatorias que los monocitos encontrados en aquellos que fueron alimentados.

"Los monocitos son células inmunes altamente inflamatorias que pueden causar daño grave a los tejidos, y la población ha visto una creciente cantidad en su circulación sanguínea como resultado de los hábitos alimenticios que se han adquirido en los últimos siglos", dice Merad.

"Considerando el amplio espectro de enfermedades causadas por la inflamación crónica y el creciente número de pacientes afectados por estas enfermedades, existe un enorme potencial en la investigación de los efectos antiinflamatorios del ayuno", dice el autor principal, Stefan Jordan.

Los investigadores planean continuar tratando de descifrar los mecanismos moleculares por los cuales el ayuno mejora las enfermedades inflamatorias, lo que podría conducir a nuevas estrategias terapéuticas preventivas para el tratamiento de muchas enfermedades humanas.