El aumento de peso al inicio de la vida adulta se relaciona con un mayor riesgo de muerte prematura (BMJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El aumento de peso desde los 20 años hasta la mediana edad está asociado a un mayor riesgo de muerte prematura, según un estudio realizado sobre una muestra de adultos de Estados Unidos publicado en The BMJ.

Dado que la pérdida de peso en las edades más avanzadas (desde la edad adulta media hasta tardía) también se relaciona con un mayor riesgo, estos resultados resaltan la importancia de mantener un peso normal durante la vida adulta para reducir el riesgo de muerte prematura, señalan los investigadores.

Se sabe que la obesidad en adultos está relacionada con un mayor riesgo de muerte prematura. En los Estados Unidos, el 36% de los hombres y el 38% de las mujeres eran obesos en 2016, frente al 11% de los hombres y el 14% de las mujeres en 1975. Pero se sabe poco sobre los efectos a largo plazo del cambio de peso durante la vida adulta, especialmente de joven a mediana edad adulta.

Para explorar esto más a fondo, investigadores de China se propusieron investigar la asociación entre los cambios de peso en la edad adulta y la mortalidad.

Sus hallazgos se basan en datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de Estados Unidos de 1988-94 y 1999-2014 (NHANES), una encuesta anual representativa a nivel nacional que incluye entrevistas, exámenes físicos y muestras de sangre, para medir la salud de los ciudadanos estadounidenses.

Su análisis incluyó a 36.051 personas de 40 años o más con peso corporal y altura medidos al inicio de la encuesta (línea de base) y recuerdo del peso en la edad adulta joven (25 años) y la edad adulta media (edad promedio 47 años).

Se registraron muertes por cualquier causa y específicamente por enfermedades del corazón durante un promedio de 12 años, tiempo durante el cual hubo 10.500 muertes.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, los investigadores encontraron que las personas que permanecieron obesas durante la vida adulta tenían el mayor riesgo de mortalidad, mientras que las personas que permanecieron con sobrepeso durante la vida adulta tenían una asociación muy modesta o nula con la mortalidad.

El aumento de peso desde la edad adulta joven hasta la mediana edad se asoció a un mayor riesgo de mortalidad, en comparación con los participantes que se mantuvieron en el peso normal. La pérdida de peso durante este período no se relacionó significativamente con la mortalidad.

Pero a medida que las personas envejecieron, la asociación entre el aumento de peso y la mortalidad se debilitó, mientras que la asociación con la pérdida de peso de la edad adulta media a tardía se hizo más fuerte y significativa. No se encontraron asociaciones significativas entre varios patrones de cambio de peso y mortalidad por cáncer.

Según los autores, "la obesidad estable en la edad adulta, el aumento de peso desde la edad adulta joven a media y la pérdida de peso desde la edad adulta media a tardía se asociaron a un mayor riesgo de mortalidad".

"Los resultados destacan la importancia de mantener el peso normal en la edad adulta, especialmente para prevenir el aumento de peso en la edad adulta temprana, para prevenir muertes prematuras en la edad adulta", añaden.