El alcohol afecta al desarrollo cerebral de los jóvenes


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Expertos reunidos en el Primer Encuentro de Investigaciones en Adicciones, organizado por el Plan Nacional sobre Drogas y que fue inaugurado por la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, han insistido en que la ingesta de alcohol afecta al desarrollo cerebral de los jóvenes y han recordado que no hay "ningún consumo seguro".

Según la última Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) el alcohol es la sustancia psicoactiva de consumo más generalizado entre estudiantes de 14 a 18 años. Así, en 2016, el 77% de los menores afirmaba haber consumido alcohol alguna vez en su vida, el 76%manifestó que lo había hecho alguna vez en el último año y un 67% en el último mes.

Además, tal y como comentó Carcedo, alrededor de 700.000 menores admiten beber cinco o más consumiciones en menos de 2 horas y sólo en el año 2016 unos 6.000 menores sufrieron un coma etílico. "Estamos ante un problema y la sociedad no está a la altura de la protección que se debe dar a las menores frente al consumo de alcohol", dijo el catedrático de Psicobiología de la Universidad de Santiago de Compostela, Fernando Cadaveira.

Precisamente, este experto aludió a una investigación realizada por su centro universitario en la que se ha demostrado que el consumo de alcohol en los jóvenes altera su estructura cerebral, afecta a la actividad basal del cerebro, provoca hiperactividad a la hora de resolver una tarea, afecta a la corteza prefrontal y del hipocampo y pone en peligro su salud y bienestar. "El cerebro del adolescente es más vulnerable porque está en proceso de maduración, ya que se calcula que sigue madurando hasta los 25 o más años", añadió Cadaveira.

En este sentido, la investigadora Xisca Sureda, profesora de Salud Pública y Epidemiología de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), lamentó que el alcohol esté siendo la alternativa "más económica" para los jóvenes, para quienes es más barato ir a comprar una lata o una botella de alcohol y beberla en el parque que acudir a un polideportivo.

Pero no solo el consumo de bebidas alcohólicas afecta a los menores y adolescentes, sino también a las personas mayores, tal como puso de manifiesto Rosario Ortolá, investigadora en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid.

Un estudio llevado a cabo por esta universidad madrileña ha desmontado algunas investigaciones que señalaban que el consumo de una o dos bebidas alcohólicas al día reducía la mortalidad, ya que ha demostrado que la ingesta de alcohol no alarga la vida y que ningún nivel de consumo es seguro. "Las recomendaciones que se hacen son de bajo consumo pero no de ausencia de riesgo", concluyó.