El ácido acetilsalicílico puede reducir el riesgo de carcinoma hepatocelular (JAMA Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los resultados de un estudio dirigido por investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) respaldan la evidencia de estudios previos que sugieren que el uso regular de ácido acetilsalicílico puede reducir el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular (CHC).

Su trabajo, que analiza los datos de dos estudios epidemiológicos a largo plazo, aparece en JAMA Oncology y ha encontrado que el uso regular de ácido acetilsalicílico (tomar dos o más pastillas de 325 mg por semana durante 5 años o más) se asocia a un riesgo significativamente menor de desarrollar CHC.

"El uso regular de Aspirina condujo a un riesgo significativamente menor de desarrollar CHC en comparación con el uso poco frecuente o sin uso de Aspirina, y también encontramos que el riesgo disminuyó progresivamente con el incremento de la dosis y la duración del uso -dice la autora principal, Tracey Simon-. Dado que el uso regular de ácido acetilsalicílico conlleva el riesgo de un aumento de sangrado, el siguiente paso debería ser estudiar su impacto en poblaciones con enfermedad hepática establecida, ya que ese grupo ya está en riesgo de cáncer primario de hígado".

El CHC generalmente se diagnostica en una etapa tardía, lo que lleva a un tiempo de supervivencia promedio de menos de un año. Se sabe que el ácido acetilsalicílico bloquea la producción de lípidos inflamatorios que pueden conducir a una lesión hepática, y aunque algunos estudios anteriores han sugerido que el uso regular podría ayudar a prevenir el CHC, la información sobre la dosis óptima y la duración requerida del tratamiento no ha estado disponible.

El equipo examinó más de tres décadas de datos recopilados como parte del Estudio de Salud de las Enfermeras (NHS) y el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (HPFS), que han recopilado datos completos de salud de más de 170.000 participantes desde la década de 1980.

Como parte de los cuestionarios bienales, se preguntó a los participantes si tomaban ácido acetilsalicílico con regularidad, cuántos comprimidos de dosis estándar (325 mg) tomaban por semana y durante cuánto tiempo. También se recopiló información sobre el diagnóstico de CHC a partir de los cuestionarios y del Índice Nacional de Muertes del Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Entre los más de 133.300 participantes cuyos datos se analizaron, más de 45.800 mujeres y 87.500 hombres, el uso regular de ácido acetilsalicílico, definido como dos o más comprimidos de dosis estándar por semana, llevó a una reducción del 49% en el riesgo relativo de desarrollar CHC. Entre los que tomaron ácido acetilsalicílico durante 5 años o más, el riesgo relativo se redujo en un 59%.

Al igual que la reducción del riesgo aumentó con una mayor duración del uso de Aspirina también disminuyó si se suspendió el fármaco, desapareciendo ocho años después de que se suspendió el consumo del medicamento. El uso regular de paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno no tuvo impacto en el riesgo de CHC.

"La larga duración del uso de Aspirina podría ser necesaria porque el cáncer primario de hígado tarda muchos años en crecer. Aspirina puede actuar en las etapas más tempranas del desarrollo del cáncer, o incluso en las etapas precancerosas, al retrasar o prevenir la inflamación o la fibrosis hepática", dice Simon.

"Aunque todavía es demasiado pronto para saber si comenzar la terapia con Aspirina podría ser una estrategia efectiva para prevenir el CHC, los esfuerzos para comprender los mecanismos detrás de estos efectos beneficiosos podrían ayudar a identificar estrategias de prevención o biomarcadores que se necesitan con urgencia para un cáncer que es un problema de salud pública en crecimiento", concluye.