El aceite de oliva virgen extra previene distintas formas de demencia (Aging Cell)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos de la Facultad de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple (Estados Unidos) han probado que el aceite de oliva virgen extra, un superalimento rico en antioxidantes protectores de células y conocido por sus múltiples beneficios para la salud, especialmente contra el envejecimiento y las enfermedades cardiovasculares, preserva la memoria y protege el cerebro frente a la enfermedad de Alzheimer.

En un nuevo estudio realizado con ratones publicado en Aging Cell, los científicos muestran que otro grupo de enfermedades relacionadas con el envejecimiento se puede añadir a esa lista: las tauopatías, que se caracterizan por la acumulación gradual de una forma anormal de proteína tau en el cerebro. Este proceso conduce a una disminución de la función mental o demencia. Los hallazgos son los primeros en sugerir que el aceite de oliva virgen extra puede ayudar a defenderse contra un tipo específico de deterioro mental relacionado con la taupatía conocida como demencia frontotemporal.

El investigador principal, Domenico Praticò, describe el nuevo trabajo como el suministro de otra pieza en la historia sobre la capacidad del aceite de oliva virgen extra para evitar el deterioro cognitivo y proteger las sinapsis.

"El aceite de oliva virgen extra ha sido parte de la dieta humana durante mucho tiempo y tiene muchos beneficios para la salud, por razones que aún no entendemos completamente -apunta-. La constatación de que puede proteger el cerebro contra las diferentes formas de demencia nos da la oportunidad de aprender más sobre los mecanismos a través de los cuales actúa para apoyar la salud del cerebro".

En trabajos previos utilizando un modelo de ratón de enfermedad de Alzheimer, el equipo demostró que el aceite de oliva virgen extra suministrado en la dieta protegía a los ratones jóvenes de la pérdida de  memoria y del deterioro del aprendizaje a medida que envejecían. En particular, cuando los investigadores observaron el tejido cerebral de ratones alimentados con aceite de oliva virgen extra, no vieron características típicas del deterioro cognitivo, especialmente placas amiloides.

El nuevo estudio del equipo muestra que lo mismo es cierto en el caso de los ratones diseñados para desarrollar tauopatía. En estos ratones, la proteína tau normal se vuelve defectuosa y se acumula en el cerebro, formando ovillos neurofibrilares, que bloquean la comunicación neuronal y, por lo tanto, deterioran el pensamiento y la memoria, provocando la demencia frontotemporal.

A los ratones se les impuso una dieta suplementada con aceite de oliva virgen extra a una edad temprana, comparable a aproximadamente 30 o 40 años en humanos. Seis meses después, cuando los ratones tenían una edad equivalente a 60 años humanos, los propensos a la tauopatía experimentaron una reducción del 60% en los depósitos de tau, en comparación con los compañeros de camada que no fueron alimentados con aceite de oliva virgen extra. Los animales con la dieta de aceite de oliva virgen extra también obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria y aprendizaje que los animales privados de aceite de oliva virgen extra.

Cuando el doctor Praticò y colegas examinaron el tejido cerebral de ratones alimentados con aceite de oliva virgen extra descubrieron que la mejor función cerebral probablemente se vio facilitada por una función de sinapsis más saludable, que a su vez se asoció a niveles mayores de complexina-1, proteína que desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de las sinapsis.