El 72% de las personas que siguen una dieta sin gluten no tiene diagnóstico médico


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Hasta el 72% de las personas que siguen una dieta sin gluten no tiene un diagnóstico médico, según Natalia López Palacios, del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos, que califica la sensibilidad al gluten no celiaca autonotificada como "un problema epidemiológico del siglo XXI".

La autoprescripción es un obstáculo importante a la hora de detectar si realmente existe intolerancia al gluten. "Los pacientes llegan a nuestras consultas con sus propias dietas y aseguran que sus síntomas digestivos han mejorado a partir de suprimir el gluten. El problema es que es muy complicado diagnosticar de celiaquía a alguien que ya prescinde del gluten", ha enfatizado la experta durante el XXV Simposio Manuel Díaz-Rubio sobre el tratamiento de enfermedades digestivas, que se ha celebrado en Madrid.

Sin embargo, ha indicado que esa medida tampoco es la panacea y "son muchos los que nos preguntan por qué persisten sus síntomas digestivos a pesar de evitar el gluten". "Por ello, la comunidad científica ha tenido que concienciarse de la existencia de este trastorno y su relación con las enfermedades digestivas", ha comentado.

Además de comprobar la aparición y desaparición de los síntomas con la ingesta de gluten, la especialista ha recordado que hay que hacer las correspondientes pruebas de alergia al trigo, determinación de anticuerpos de celiaquía, etc., para fijar una posible sensibilidad al gluten. Y, sobre todo, "que el afectado sea portador de genes compatibles con la enfermedad celiaca".

"Estos genes, que están presentes en el 40% de la población española, solo sirven para descartar la enfermedad, pero si no están presentes no puede existir celiaquía. En menos de un 20% de los pacientes el gluten es el responsable de sus síntomas. No sabemos si nos encontramos ante un síndrome o una enfermedad, y la discusión es que tiene que haber otros responsables y no sólo el gluten", concluyó.