El 50% de los neurólogos españoles considera que necesitará aumentar su personal médico


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por SARS-CoV-2. De hecho, en ocasiones, puede ser la única forma de presentación. Pese a ello, el 75 por ciento de los neurólogos que atienden casos de dolores de cabeza suprimieron su actividad presencial durante la pandemia. Así se desprende del estudio “Impacto de la pandemia COVID-19 en la atención al paciente con cefalea en España”.  Se trata de un trabajo del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (GECSEN). El mismo cuenta con la representación de todas las Comunidades Autónomas. En el mismo de analiza el impacto en los pacientes durante la pandemia. También la posible necesidad de aumentar el personal médico tras la misma.

Según se desprende del informe, casi un 96 por ciento de las Unidades y Consultas de Cefaleas españolas experimentaron alguna limitación en su actividad asistencial. Pero no todas las CC. AA. se han visto afectadas por igual. Aquellas con mayor incidencia acumulada de contagios, han tenido porcentajes de cancelación de su actividad asistencial presencial. Entre ellas, Castilla-La Mancha, La Rioja, Castilla y León, Madrid, Galicia y Asturias. En todo caso, esta fue una tendencia clara en todo el territorio español. Así,  en conjunto, un 60 por ciento mantuvo consulta presencial exclusivamente para pacientes urgentes o preferentes y un 46 por ciento solo para los procedimientos urgentes.

Durante la pandemia, el 92 por ciento de las unidades realizó su actividad asistencial mediante consulta telefónica. El 35 por ciento mantuvo las modalidades de telemedicina existentes con anterioridad. Un 52 por ciento aumentó las disponibles.

Aumentar el personal médico en Neurología

Por otra parte, la otra conclusión de este trabajo es la valoración del posible impacto que los neurólogos esperan como consecuencia de la crisis por la COVID-19. En el corto y medio plazo, la mayoría de los encuestados prevén un aumento significativo en las listas de espera. Especialmente,  de primeras visitas, revisiones y procedimientos dada la alta prevalencia de la cefalea y el posible empeoramiento clínico de los pacientes.

Además, recuerdan que el hecho de que la cefalea es uno de los síntomas neurológicos más frecuentes de la infección por SARS-CoV-2, también ha de tenerse en cuenta.

Por esta razón, mientras que un 42 por ciento considera que su estructura volverá a funcionar con normalidad tras el estado de alarma. Un 31 por ciento opina que precisará aumentar el personal médico, el 6 por ciento el personal de enfermería. Un 21 por ciento asegura que se necesitará reforzar ambas actividades.