El 22% de las muertes en el primer año de vida están causadas por fumar durante el embarazo (BMC Open)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una investigación dirigida por la Universidad de Glasgow (Reino Unido) ha encontrado más pruebas de que el tabaquismo durante el embarazo representa un riesgo para la salud del niño. Según sus hallazgos, el 22% de las muertes en el primer año de vida están relacionadas con fumadoras embarazadas.

El estudio, publicado en el British Medical Journal Open, revela información más detallada sobre la asociación entre el tabaquismo durante el embarazo y la hospitalización infantil, así como las condiciones de nacimiento que pueden conducir a una mala salud de por vida y a resultados devastadores como la meningitis y el síndrome de muerte súbita del lactante.

Los autores estudiaron los nacimientos en Escocia de 1997 a 2009, con registros de salud infantil hasta 2012. A partir de los datos, han realizado estimaciones del impacto actual del tabaquismo materno en la salud infantil.

Así, estiman que el 7% de las muertes en el primer mes de vida. Además, calculan que el 28% de los bebés que nacieron pequeños para la edad gestacional y el 9% que nacieron antes de las 37 semanas, eran atribuibles a fumar estando embarazada.

Analizando los datos relacionados con los niños menores de 5 años, el 12% de los ingresos hospitalarios por meningitis bacteriana, el 10% por bronquiolitis, el 7% por asma y el 7% de los ingresos menores de 1 año por enfermedad respiratoria aguda también eran atribuibles a esta misma causa. La meningitis bacteriana era hasta un 49% más probable en los niños de cinco años y menores de madres fumadoras.

Igualmente, el trabajo ha revelado que, entre los bebés cuyas madres eran fumaron durante el embarazo, las probabilidades de mortalidad neonatal en el primer mes después del nacimiento eran un tercio más altas que las de los bebés cuyas madres eran no fumadoras. Entre un mes y un año de edad, eran más del doble. El riesgo de nacer pequeño para la edad gestacional también es dos veces mayor.

Los investigadores concluyen que más del 20% de las muertes posneonatales podrían estar relacionadas con fumar durante el embarazo. Este resultado es consistente con los hallazgos de un estudio de más de 3 millones de nacimientos en Estados Unidos, que indicó una mortalidad infantil un 40% más alta entre los hijos de madres fumadoras, con una relación dependiente del número de cigarrillos.