Ejercicio: una parte integral de la atención del cáncer en los niños

  • Spreafico F & al.
  • Pediatr Blood Cancer
  • 1 ago. 2019

  • de Deepa Koli
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • El ejercicio debe estar incorporado como parte de la práctica habitual en la atención del cáncer.
  • Debe seguirse un programa personalizado que cuente con la orientación de un profesional del ejercicio físico con experiencia.
  • Todas las partes interesadas, incluidos los médicos y los padres, deben promover la actividad física.

Puntos destacados

  • Debe evitarse la inactividad, incluso en los pacientes que se someten a tratamiento intensivo o que presentan un mal pronóstico. Se recomiendan ≥ 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos de ejercicio de intensidad alta cada semana, en 2-5 sesiones de 10-60 minutos cada una.
  • La considerable variación en la fisiopatología tumoral, los tratamientos y el pronóstico exigen flexibilidad en los objetivos y el calendario de ejercicio; es necesaria la personalización.
  • El tratamiento oncológico puede producir empeoramientos significativos del estado físico; cualquier mejora, e incluso el mantenimiento o la reducción de los efectos negativos, debe reconocerse como positiva.
  • Deben ser los profesionales con experiencia los que ofrezcan un programa de ejercicios que garantice la seguridad y la efectividad.
  • La supervisión profesional mejorará el cumplimiento.
  • Los médicos deben animar a los niños a que participen en actividades físicas.
  • La identificación y el tratamiento de las contraindicaciones para el ejercicio físico continuado en los niños y adolescentes con cáncer constituyen un desafío.
  • Los beneficios del ejercicio y de los deportes van más allá del buen estado físico, y es necesario reconocer sus beneficios emocionales, mentales, de experiencias sociales y para la resiliencia.
  • Los pacientes, las familias, los equipos de atención sanitaria y todas las demás partes interesadas deben ser más conscientes de las ventajas de la actividad física en la atención del cáncer.