Dosis bajas de ácido acetilsalicílico pueden reducir el riesgo de parto prematuro en madres primerizas (Lancet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una dosis diaria baja de ácido acetilsalicílico desde la sexta semana de embarazo hasta la 36 puede reducir el riesgo de parto prematuro en las madres primerizas, según sugiere un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, publicado en The Lancet.

El ensayo clínico, que incluyó a más de 11.000 mujeres de varios países de bajos y medianos ingresos, encontró que las que tomaban Aspirina a dosis bajas diarias tuvieron 11% menos probabilidades de dar a luz antes de la semana 37 de embarazo en comparación con las que recibieron placebo.

El estudio fue realizado por Matthew K. Hoffman, de Christiana Care, y colegas de la Red Global para la Investigación de Salud de Mujeres y Niños, una red de ensayos clínicos financiada por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD).

"Nuestros resultados sugieren que la terapia con dosis bajas de Aspirina al comienzo del embarazo podría proporcionar una forma económica de reducir la tasa de nacimientos prematuros en las madres primerizas", destaca la autora del estudio, Marion Koso-Thomas.

Estudios anteriores han sugerido que dosis bajas de ácido acetilsalicílico pueden reducir el riesgo de parto prematuro y preeclampsia, un trastorno de la presión arterial del embarazo potencialmente mortal. Sin embargo, estos estudios no fueron lo suficientemente grandes como para determinar estadísticamente la efectividad de la terapia para reducir el parto prematuro.

Los investigadores inscribieron a 11.976 mujeres con un embarazo por primera vez en siete sitios en India, Pakistán, Zambia, República Democrática del Congo, Guatemala y Kenia. Aproximadamente la mitad fueron asignados al azar para recibir 81 mg diarios de Aspirina, mientras el otro grupo recibió placebo. Las mujeres se incluyeron en el estudio solo si mantuvieron un embarazo durante más de 20 semanas.

El nacimiento prematuro ocurrió en el 11,6% de las mujeres que tomaron Aspirina y en el 13,1% de las mujeres que recibieron placebo. Igualmente, el nacimiento antes de las 34 semanas (parto prematuro temprano) ocurrió en el 3,3% del grupo de Aspirina y el 4% del grupo placebo (reducción del 25%).

Las mujeres en el grupo de Aspirina también tuvieron una tasa más baja de mortalidad perinatal, en comparación con el grupo placebo (45.7 por 1.000 nacimientos frente a 53.6 por 1.000 nacimientos). El riesgo de trastornos de la hipertensión en el embarazo a término no difirió significativamente entre los grupos.