Dos tercios de las mujeres posmenopáusicas informan de hemorragia intermitente tras la vacunación contra la COVID-19

  • Dawn O'Shea

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio realizado entre más de 39.000 personas ha revelado un alto índice de anomalías menstruales en mujeres con y sin menstruación tras recibir la vacuna contra la COVID-19.

La investigación, publicada en la revista Science Advances, informa de que el 42,1 % de las encuestadas menstruantes experimentaron un flujo menstrual más abundante tras recibir la vacuna. Algunas lo experimentaron en los primeros siete días, pero muchas otras vieron cambios entre 8 y 14 días después de la vacunación.

Más del 70 % de las mujeres tomaban anticonceptivos reversibles de acción prolongada y el 66 % de las posmenopáusicas informaron de un sangrado intermitente, al igual que el 38,5 % de las que se sometían a tratamientos hormonales de reafirmación del género.

El análisis reveló que las encuestadas que habían experimentado un embarazo eran las más propensas a informar de un sangrado más abundante después de la vacunación, con un ligero aumento entre las que no habían dado a luz. Las encuestadas que habían padecido endometriosis, menorragia, fibromas u otros problemas reproductivos eran más propensas a declarar un flujo menstrual más abundante después de la vacunación.

Este estudio es el primero de este tipo en el que se examinan los cambios en el sangrado menstrual en una muestra amplia y diversa de adultas que menstrúan o han menstruado después de la vacunación contra el SARS-CoV-2. Se trata de la primera caracterización de los cambios en el sangrado menstrual tras la vacunación en una muestra diversa de personas pre y postmenopáusicas.

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis.uk