Dos raciones de carne roja y procesada a la semana aumentan un 3% la mortalidad cardiovascular (JAMA Intern Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Comer dos raciones por semana de carne roja, carne procesada o aves de corral se relaciona con un riesgo un 3-7% mayor de enfermedad cardiovascular y un 3% mayor de muerte por cualquier causa, según un nuevo estudio de la Northwestern Medicine y la Cornell University, publicado en JAMA Internal Medicine.

Después de un controvertido estudio publicado en otoño el año pasado que aseguraba que no era necesario que las personas cambiaran su dieta en lo referente a la carne roja y la carne procesada, este nuevo estudio relaciona el consumo de carne roja y procesada con un riesgo ligeramente mayor de enfermedadcardiaca y muerte.

"Es una pequeña diferencia, pero vale la pena intentar reducir el consumo de carne roja y procesada como pepperoni, mortadela y embutidos -advierte la autora principal del estudio, Norrina Allen-. El consumo de carne roja también está constantemente relacionado con otros problemas de salud como el cáncer".

"La modificación de la ingesta de estos alimentos con proteínas animales puede ser una estrategia importante para ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura a nivel de la población", señala el autor principal del estudio, Victor Zhong.

"El pescado, los mariscos y las fuentes de proteínas de origen vegetal, como las nueces y las legumbres, incluidos las alubias y los guisantes, son excelentes alternativas a la carne y se consumen poco en Estados Unidos", recomienda la coautora del estudio, Linda Van Horn.

La investigación encontró también una asociación positiva entre la ingesta de aves de corral y la enfermedad cardiovascular, concretamente un riesgo un 4% mayor de enfermedad cardiovascular para las personas que comen dos raciones por semana, pero la evidencia hasta el momento no es suficiente para hacer una recomendación clara sobre la ingesta de aves de corral, admite Zhong. En cambio, no se halló asociación entre comer pescado y enfermedad cardiovascular o mortalidad.